¿Qué son los CoCos?


Los bonos contingentes convertibles o AT1, comúnmente conocidos como CoCos, son un tipo de deuda subordinada perpetua que no es adecuada para pequeños inversores, ya que resulta un activo financiero bastante complejo y de alto riesgo, por lo que los principales compradores de CoCos son fundamentalmente inversores institucionales. 

 


Los CoCos alcanzaron un gran protagonismo tras el acuerdo de Basilea III, en el cual se endurecieron los requisitos de capital y de calidad de los activos de la banca. De hecho, los AT1 resultan un instrumento muy utilizado por los bancos, pues su emisión contribuye a la mejora de los márgenes de solvencia y de capital, algo muy importante de cara a superar las pruebas europeas de test stress. Su principal comprador es el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) que invierte en CoCos para contribuir al saneamiento de la banca.

Los bonos convertibles contingentes funcionan de la siguiente manera: son emitidos por las entidades, principalmente bancos, en forma de deuda, de forma que también les sirve para aumentar el capital y cumplir con los requisitos exigidos por los organismos superiores encargados de regular el sistema bancario.

Al contrario de lo que ocurre con un bono convertible "normal", los inversores convertirán obligatoriamente estos bonos en acciones cuando se cumplan determinadas condiciones establecidas por el banco en el momento de la emisión. Es decir, el banco, de forma unilateral, convertirá la deuda en capital cuando el nivel de capital caiga por debajo de determinado límite, y sin que el inversor tenga derecho a decidir si quiere convertir sus bonos en acciones. De esta forma, la entidad emisora verá su deuda reducida por el nominal del bono, y a su vez, aumentará su capital por dicha cantidad. Así, la entidad mejorará sus ratios de capital y de solvencia.

Para recuperar el capital invertido, los inversores tendrán que vender las acciones, asumiendo la pérdida de valor de dichas acciones, y perdiendo dinero, pues el inversor solamente verá sus bonos convertidos en acciones cuando a la entidad emisora le vaya mal. Además, en caso de que la entidad emisora (el banco) quiebre, los accionistas serán los últimos en cobrar.

A pesar de que la CNMV ha desaconsejado los AT1 para los inversores minoristas debido a su alto nivel de riesgo… ¡Mucho cuidado! Actualmente la banca ha trasladado estos activos a las sucursales, donde los está comercializando a través de fondos de inversión con unas rentabilidades de entre el 9% y el 13% en los que el pequeño inversor puede participar a partir de los 10 euros.

Conociendo el funcionamiento del binomio rentabilidad-riesgo (a mayor riesgo, mayor rentabilidad) y sabiendo que una rentabilidad del 9% es muy superior a la del mercado, debemos deducir el altísimo nivel de riesgo que conllevan estos fondos de inversión, pues “nadie da duros a pesetas”.


Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998

¿Puede la teoría económica salvar vidas?


La Real Academia de las Ciencias de Suecia concedió de manera conjunta el Premio Nobel de Economía en 2012 al matemático y economista Lloyd Shapley y al economista Alvin Roth por la formulación de la teoría de las asignaciones estables y la práctica de diseño de mercados, destacando que "la combinación de la teoría básica de Shapley y las investigaciones empíricas de Roth, experimentos y diseño práctico, ha generado un floreciente campo de la investigación y mejorado el rendimiento de muchos mercados."

 



La teoría de Shapley y Roth se centra en el análisis de los mercados de emparejamiento, caracterizados por la inexistencia de un precio de equilibrio con el que se pueda igualar la oferta a la demanda.

Alvin Roth (1951) es experto en teoría de juegos, economía experimental y diseño de los mercados.

Lloyd Shapley (1923) es experto también en teoría de juegos. En 1954 formuló, junto con Martin Shubik, el índice de poder Shapley-Shubik. Este índice mide la relación entre la intención de voto y la formación de coaliciones en un proceso electoral para cada actor.

Ambos han llevado tanto la teoría de juegos como las matemáticas al nivel práctico. De hecho, durante la década de los 60 y junto a David Gale, Shapley aplicó sus algoritmos para situaciones cotidianas, como los criterios seguidos para la admisión de alumnos en una universidad. “Yo veo todo tipo de problemas interesantes e importantes que deberíamos resolver con las herramientas que tenemos”, afirmaba Roth en 2010.

De esta manera desarrollaron un algoritmo dentro de la teoría de juegos para regular el diseño de mercados de acuerdo con las leyes de la oferta y la demanda que tuvo aplicaciones sociales muy concretas, como la de rediseñar el mercado de las donaciones de riñón cruzadas en Estados Unidos, un problema que está relacionado con los mercados de emparejamiento y que ha tenido bastante repercusión mediática. Alvin y Roth se centraron en la búsqueda de la mejor manera de organizar el intercambio entre donantes vivos y pacientes, teniendo en cuenta las motivaciones y restricciones a la hora de llevar a cabo un trasplante.

Alvin Roth explica que nunca fue especialmente sensible a las enfermedades renales ni a la donación de órganos, sino que fueron las matemáticas las que le llevaron ahí, “cuando daba clases sobre la teoría de juegos en los mercados, empecé a hablar de riñones como un ejemplo. No se puede usar dinero porque es ilegal pagarle a alguien por un riñón” explica Roth. Posteriormente se dio cuenta de que con su trabajo podía colaborar en la organización de los trasplantes cruzados.

El trasplante de riñón es la mejor solución para enfermos con insuficiencia renal terminal. Estos trasplantes se pueden llevar a cabo con un riñón de un donante con muerte encefálica (también llamada muerte cerebral) o con un riñón de un donante vivo. Los trasplantes de riñón con donantes vivos son menos frecuentes pero mucho más efectivos.

Para llevar a cabo una donación de riñón cruzada es necesaria la realización de varias cirugías en el mismo día, en ocasiones simultáneamente. Además, puede suceder que estas intervenciones tengan lugar en diferentes hospitales o incluso en distintas ciudades. Todo esto requiere una inmensa coordinación dentro del hospital o entre diferentes centros médicos.

A veces una persona no puede ofrecerle directamente su riñón a un ser querido debido a problemas de compatibilidad, relacionados con el grupo sanguíneo y las características de los tejidos. En este caso, la incompatibilidad entre el donante y el receptor impide que se pueda llevar a cabo el trasplante. Para resolver este problema se plantea la idea de los trasplantes cruzados: tanto el donante como el paciente deberán registrarse como pareja de donante-receptor en una red organizadora a la que Alvin Roth, en los términos económicos, define como mercado.

Así, gracias al algoritmo de la teoría de juegos, el sistema puede asociar a esta pareja con otra u otras parejas en las mismas circunstancias de forma que los donantes proporcionan sus riñones a pacientes desconocidos con los que sí son compatibles y finalmente, todos los pacientes acaban recibiendo el riñón que precisan para sobrevivir.

El sistema de operaciones de donaciones renales cruzadas se organiza de esta forma para evitar que, ante imprevistos incontrolables de última hora, pueda romperse la cadena y alguien se quede sin riñón.

Esta imagen señala cómo funcionan las donaciones entre pares y las donaciones cruzadas o en cadena.

¿Cómo se resuelve el problema de los trasplantes cruzados de riñones?

Supongamos un problema en el que hay una cantidad n de objetos indivisibles, cada uno de ellos pertenecientes a un individuo (en el caso de los trasplantes, cada paciente tiene su propio donante).

Cada uno de los individuos tendrá una preferencia estricta sobre los objetos, sin ser su propio objeto su preferido (las preferencias sobre los donantes de riñón se determinan en función del grado de compatibilidad). Entonces tenemos un problema definido por el conjunto de objetos, (los riñones), un conjunto de agentes, (los pacientes), las preferencias de los agentes sobre los objetos, (el grado de incompatibilidad), y una distribución inicial de los objetos (cada paciente está emparejado con un donante). Además, no existe ningún precio de mercado, pues sería ilegal.

Se trata de encontrar una asignación en la que cada agente reciba un objeto que cumpla buenas propiedades.

Decimos que una asignación es individualmente racional cuando el objeto asignado a cada agente es para este mejor que su objeto inicial. A su vez, decimos que una asignación es estable cuando ningún subgrupo de agentes puede, dados sus recursos iniciales, obtener una asignación mejor que la propuesta.

El núcleo de un problema de asignación es el conjunto de asignaciones estables, que son a su vez individualmente racionales y eficientes. En este problema de trasplantes cruzados, el núcleo del problema de asignación no es vacío, como ya habían comprobado Shapley y Scarf en 1974. Ambos proporcionaron un algoritmo para solucionar el problema que funciona así:

  • Paso 1: Cada agente indica su mejor objeto. Como tenemos un número finito tanto de agentes como de objetos, existe por lo menos un ciclo. Los agentes y objetos del ciclo se asignan y salen del problema.

  • Paso 2: Cada agente que se quedó sin asignar señala su objeto preferido entre los que quedaron de la etapa anterior. Hay por lo menos un ciclo. Los agentes y objetos del ciclo se asignan y salen del problema, etc.

Eventualmente, en un número finito de pasos, todos los agentes están asignados y el algoritmo termina. Lo más interesante es que, en este caso (asignaciones de objetos indivisibles), el núcleo contiene una única asignación, precisamente la obtenida mediante el algoritmo TTC, como probaron Roth y Postelwaite en 1977. Asimismo, la asignación obtenida mediante este algoritmo no es manipulable ya que nadie se puede beneficiar reportando preferencias falsas. La compatibilidad con los incentivos del algoritmo TTC fue probada por Roth en 1982.

Actualmente el United Network for Organ Sharing (UNOS) está desarrollando un programa nacional de trasplantes cruzados siguiendo el algoritmo TTC en todo Estados Unidos.

Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998

Consejos para triunfar en una entrevista de trabajo


 A la hora de buscar empleo la entrevista de trabajo es el paso más importante, pero también el más temido. Sin embargo, si ya se han puesto en contacto contigo para concertar una cita, entonces te encuentras en una posición privilegiada, pues esto indica que al departamento de recursos humanos de la empresa le gusta tu currículum.





Cuando nos llaman para comunicarnos que hemos sido seleccionados para realizar una entrevista de trabajo debemos apuntar toda la información que se nos dé. No está de más hacer preguntas como cuál será el tipo de entrevista a la que nos enfrentaremos.

Si nos citan por escrito, lo correcto será llamar para confirmar nuestra asistencia.

Es fundamental prepararse la entrevista unos días antes para no dejar lugar a la improvisación, pues si durante la entrevista improvisas es muy fácil que se note. Estudia tus habilidades, tu formación y tu trayectoria profesional. Es recomendable también hacer una lista de posibles preguntas que pueda hacer el entrevistador y practicarlas.

Investiga acerca de la empresa y del puesto de trabajo que ocuparás si al final te seleccionan. De esta manera sabrás qué es lo que la empresa necesita, podrás responder a las preguntas que el entrevistador te haga sobre la empresa y el puesto de trabajo y podrás evaluar mejor si ese trabajo es adecuado para ti.

El día de la entrevista es fundamental que cuidemos nuestra imagen: es muy importante ir bien vestido, evitando llevar ropa llamativa. Lo mejor es escoger colores neutros como el blanco, el negro, el gris o el azul. Asimismo, si eres hombre deberás ir bien afeitado. En el caso de que seas mujer opta por un maquillaje natural, que no sea excesivo. Los gorros o las gafas oscuras estarán totalmente fuera de lugar.

También es conveniente cuidar la puntualidad. Es mejor llegar diez minutos antes a la entrevista.

Además, es mejor que acudamos sin acompañantes a la entrevista, pues de lo contrario dará la impresión de que no somos independientes.

Tampoco estará de más llevar a la entrevista varias copias de nuestro currículum, así como documentación complementaria.

Una vez dé comienzo la entrevista es conveniente mantener una actitud positiva, recuerda que si ya has llegado a la entrevista, es porque tienes las competencias necesarias para cubrir el puesto de trabajo. Los entrevistadores no se van a centrar en lo que sabes, sino en cómo eres, pues la entrevista se lleva a cabo para ver si encajas en la empresa.

En primer lugar deberemos saludar al entrevistador con una fórmula convencional, y esperar a que sea el entrevistador el que nos extienda la mano, a lo que nosotros responderemos con un apretón de manos mientras le sonreímos mirándole a los ojos.

Además, es importante que examinemos el escenario de la entrevista: si hay más de una persona entrevistándonos no podemos centrarnos sólo en la persona que más pregunta. Podría ser que el entrevistador que no dice nada sea el que tenga la última palabra en nuestra contratación, por tanto, es importante mantener un contacto visual habitual con todos los entrevistadores.


Durante la entrevista será fundamental que cuidemos nuestra postura y nuestro lenguaje corporal. No debemos sentarnos hasta que el entrevistador nos lo indique. Una vez estemos sentados es importante que lo hagamos estando derechos, si nos sentamos al borde de la silla reflejaremos inseguridad, mientras que si nos repanchingamos en el asiento, parecerá una falta de respeto. Tampoco debemos apoyar los codos en la mesa ni cruzar los brazos, pues daremos la sensación de que estamos a la defensiva.

Igualmente, hay otros aspectos del lenguaje corporal que debemos tener en cuenta: no debemos aproximarnos mucho al entrevistador, y aunque es importante mirar al entrevistador a los ojos, tampoco debemos intimidarlo. Asimismo, debemos evitar gestos que manifiesten nuestro nerviosismo, tales como modernos las uñas, agitarnos en el asiento, dar golpecitos con los pies en el suelo o juguetear con un bolígrafo.

Cuando nos hagan preguntas es importante no interrumpir nunca al entrevistador y contestar a las preguntas de forma clara y breve, sin dar demasiada información de nuestra vida personal y tratando de demostrar confianza en nosotros mismos. Por ejemplo, no debemos decir “creo que...” sino “estoy seguro/a de que...”.

Asimismo, a la hora de responder es conveniente que cuidemos nuestro lenguaje evitando palabras rebuscadas y monosílabos, así como expresiones tajantes como “siempre” o “nunca” y muletillas como “osea” o “bueno”.

También es de vital importancia que seamos sinceros, si mentimos o interpretamos un personaje que no somos se notará fácilmente y pensarán que no nos gustamos lo suficientemente a nosotros mismos. Tampoco debemos hablar mal de las empresas donde hemos trabajado con anterioridad, pues esto dirá más de nosotros que de nuestro anterior puesto de trabajo y el entrevistador pensará que no somos de fiar.

Igualmente es importante que nosotros hagamos preguntas para aclarar nuestras dudas. De esta manera demostraremos interés por el puesto de trabajo.

Es conveniente que antes de marcharnos preguntemos cómo continuará el proceso de selección y agradezcamos que nos hayan llamado para la entrevista.

Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998

Aduanas, las grandes desconocidas del ecommerce.

Cuando comenzó a desarrollarse el comercio electrónico nadie imaginó que gozaría de tantos usuarios como de los que goza hoy en día. Puede que inicialmente los consumidores se muestren reticentes a la hora de hacer compras en internet, pues compartir con el ordenador su número de cuenta es algo que no les proporciona mucha confianza. Sin embargo, tras la primera compra que el consumidor realiza a través del comercio electrónico, éste supera la desconfianza y el miedo y es raro que no repita. 

 

  



En la actualidad el comercio electrónico está en auge a nivel mundial. De hecho, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el segundo trimestre de 2016 se llevaron a cabo, a través de webs españolas, operaciones de venta al exterior por un valor de 939,3 millones de euros.

Muchos emprendedores han comenzado a vender sus productos a través del comercio electrónico, pues éste proporciona una serie de ventajas como la disminución de costes, la flexibilidad en los medios de pago o el acceso a un mercado global. No obstante, el ecommerce conlleva también una serie de dificultades.

Según Carlos Andonegui, profesor de ecommerce en EAE Business School y director general de Vinopremier.com, "el comercio electrónico permite, de forma barata y sencilla, llegar a millones de clientes en todo el mundo, pero hay que conocer la normativa, que suele variar en cada país y que, además, cambia en función del producto". Esta normativa es desconocida por una gran parte de los usuarios del comercio electrónico, pues muchos ignoran el funcionamiento de los sistemas arancelarios. Según Marta Belloso, jefa de producto de DHL Express, las aduanas son entidades públicas que dependen de los Estados y que protegen los intereses nacionales: "La reglamentación que dicta la aduana de destino puede influir en el producto, etiquetado, embalaje, documentación, certificados y, por supuesto, en los costes debido a los aranceles e impuestos".

Un emprendedor que comience a comercializar sus productos a través de internet deberá tener en cuenta que, a nivel nacional, tanto las Islas Canarias como las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son territorios excluidos del ámbito de aplicación del impuesto sobre el valor añadido (IVA). Además, Ceuta y Melilla tampoco forman parte del territorio aduanero comunitario. Asimismo, la Guía de Arancel de la Cámara de Comercio de España indica que “los envíos entre Ceuta y Melilla y el resto de los territorios de la Unión Aduanera, y principalmente entre la Península, Baleares y Canarias, hay que considerarlos como si fueran envíos de terceros países, y, por lo tanto, tendrían que pagar el arancel exterior común”.

Por otra parte, a la hora de comercializar en Europa, “las empresas españolas tienen que considerar que, de forma general, podrán vender dentro de la Unión Europea sin necesidad de pasar aduanas por tratarse de una zona de libre circulación de mercancías”, indica Belloso.

No obstante, al igual que en el ámbito nacional, podemos encontrar algunos casos excepcionales. Según Belloso, "hay zonas con regulación especial como las islas del Canal de Reino Unido e, incluso, países dentro de Europa como Suiza o Noruega, donde hay que cumplir la reglamentación aduanera y liquidar aranceles e impuestos".

Antonio de la Ossa, profesor del máster en Derecho Internacional de los Negocios de Esade Law School y director general de Ibercondon, indica que es de vital importancia determinar tres aspectos básicos: la identidad del producto, el valor del producto y el funcionamiento del destino.

Además, para exportar fuera de los límites de la Unión Europea es imprescindible, según De la Ossa, “tener un conocimiento de los requisitos que la aduana en destino le va a exigir: documentación, certificados... Y, por otro lado, conviene tener en cuenta que el coste del transporte será mayor porque en muchos de los casos debemos incluir los aranceles e impuestos en destino".

Es decir, si se vende un producto a un país que no pertenece a la Unión Europea, éste pasará por la aduana de dicho país y, dependiendo del valor, se exportará con una declaración concreta. De esta manera, "en estos casos hay que tener en cuenta la consideración del valor del producto, porque si sobrepasa el valor de 150 euros, se debe tramitar como mercancía en régimen comercial y se aplican las normas de la aduana de cada país. Hasta los 22 euros se considera de bajo valor y se exporta con el propio documento de la compañía que lo transporta, mientras que si oscila entre 22 y 150 euros se utiliza un proceso simplificado de exportación", señala De la Ossa.

Generalmente suelen ser los clientes quienes se hacen cargo del gasto que supone el arancel aduanero, pues éste se incluye en el precio final del producto y se le efectúa al cartero en el momento de la entrega del paquete.

Asimismo, también debemos tener en cuenta que, por una parte, existen diferencias en cuanto al tipo de envío, pues cuando el producto está destinado a la reventa su envío conlleva más restricciones que si el producto está destinado al cliente final. Sin embargo, Belloso señala, "en algunos países no está permitida la venta directa a particulares, a no ser que se disponga de un importador o representación fiscal que se haga responsable de cumplir con los requisitos aduaneros y liquidar los impuestos".

En España los aranceles de importación son diferentes si el destinatario es una empresa o un particular. En el caso de un envío de particular a particular, se pagarán impuestos siempre que el coste de la mercancía supere los 45 euros. Estarán exentos los envíos de efectos personales con motivo de traslado de residencia, siempre y cuando la antigüedad de éstos supere los 6 meses.

Por otra parte, también existen diferencias en cuanto al tipo de producto que se quiera vender. Los gastos de aduana no son aplicables a todos los productos, algunos están libres de derechos y otros están sujetos a derechos adicionales, dependiendo del país y del tipo de producto. "Por ejemplo, en el caso de Reino Unido, hay un impuesto sobre el vino, de forma que hay que pagar una tasa por cada botella, pero en Francia e Italia esta tasa no existe. En Suecia, por su parte, hay un monopolio para la venta de alcohol por parte del Gobierno y sólo se puede vender un determinado número de botellas a una persona a través del comercio electrónico", afirma Andonegui.

En relación a esto último, De la Ossa comenta que se debe ser cuidadoso con los productos contaminantes, así como con los alimentos y las bebidas. A su vez, Belloso afirma que los productos sanitarios y farmacéuticos suelen estar sujetos a normativas más estrictas y generalmente cuentan con más restricciones.

En España, el importe de los gastos de aduana dependerá del tipo de producto y generalmente oscilará entre el 0% (libros) y el 17% (ropa y calzado).

También será obligatorio, por parte del cliente, el pago del IVA, cuyo tipo general en España es del 21%, aunque dependiendo del tipo de producto podrá aplicarse el tipo reducido (10%) o el superreducido (4%). El tipo de gravamen se le aplicará al valor de la mercancía.

Para calcular el importe de los gastos de aduana hay que sumar el importe del arancel al coste del envío. A esta suma le aplicaremos el IVA. Posteriormente, al resultado de aplicar el IVA tendremos que sumarle los gastos de Correos y los gastos por gestionar el DUA (Documento Único Administrativo).

El cliente podrá ahorrarse los costes de gestión del DUA si lo gestiona personalmente. En este caso será necesario el dni electrónico o el certificado digital. El NRC es un código que genera una entidad bancaria en el momento de realizar el pago, y sirve para verificar la información transmitida y "para autentificar al declarante y a la declaración".

Además, cabe mencionar que en el caso de que el cliente desee devolver el producto comprado "las empresas de courier -se encargan del envío de mensajería y de paquetes- están muy avanzadas en la parte de la expedición, pero no tanto en el retorno", según De la Ossa. Asimismo, y aunque es una situación que no se suele producir habitualmente, es necesario saber qué hacer si el envío se queda retenido en la aduana. "Los productos no suelen quedarse retenidos, sólo las falsificaciones, pero esto no se aplica a los envíos particulares, sino a los comerciales", concluye De la Ossa.

En la práctica cualquier paquete puede ser retenido en la aduana, aún en el caso de que el precio del producto sea inferior a 22 euros. En este caso, el cliente tendrá que demostrar que el importe de la compra es inferior a dicha cantidad y solamente deberá pagar los gastos de gestión de Correos.

Normalmente, al ser imposible revisar absolutamente todas las compras, es menos probable que se revisen las que tienen un importe bajo, aunque si el tamaño del paquete es grande es más probable que lo revisen.

Para saber si un paquete está retenido el cliente podrá seguir su rastro con un número de referencia proporcionado por el vendedor en el momento de la compra. Asimismo podrá realizar una consulta en la página web de Correos o de la compañía de transporte correspondiente, si aparece la frase "en trámites de importación" es que el paquete está retenido en Aduanas. Posteriormente, al cliente le llegará una carta con los pasos a seguir para que pueda retirar el paquete.


Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998