Consejos para triunfar en una entrevista de trabajo


 A la hora de buscar empleo la entrevista de trabajo es el paso más importante, pero también el más temido. Sin embargo, si ya se han puesto en contacto contigo para concertar una cita, entonces te encuentras en una posición privilegiada, pues esto indica que al departamento de recursos humanos de la empresa le gusta tu currículum.





Cuando nos llaman para comunicarnos que hemos sido seleccionados para realizar una entrevista de trabajo debemos apuntar toda la información que se nos dé. No está de más hacer preguntas como cuál será el tipo de entrevista a la que nos enfrentaremos.

Si nos citan por escrito, lo correcto será llamar para confirmar nuestra asistencia.

Es fundamental prepararse la entrevista unos días antes para no dejar lugar a la improvisación, pues si durante la entrevista improvisas es muy fácil que se note. Estudia tus habilidades, tu formación y tu trayectoria profesional. Es recomendable también hacer una lista de posibles preguntas que pueda hacer el entrevistador y practicarlas.

Investiga acerca de la empresa y del puesto de trabajo que ocuparás si al final te seleccionan. De esta manera sabrás qué es lo que la empresa necesita, podrás responder a las preguntas que el entrevistador te haga sobre la empresa y el puesto de trabajo y podrás evaluar mejor si ese trabajo es adecuado para ti.

El día de la entrevista es fundamental que cuidemos nuestra imagen: es muy importante ir bien vestido, evitando llevar ropa llamativa. Lo mejor es escoger colores neutros como el blanco, el negro, el gris o el azul. Asimismo, si eres hombre deberás ir bien afeitado. En el caso de que seas mujer opta por un maquillaje natural, que no sea excesivo. Los gorros o las gafas oscuras estarán totalmente fuera de lugar.

También es conveniente cuidar la puntualidad. Es mejor llegar diez minutos antes a la entrevista.

Además, es mejor que acudamos sin acompañantes a la entrevista, pues de lo contrario dará la impresión de que no somos independientes.

Tampoco estará de más llevar a la entrevista varias copias de nuestro currículum, así como documentación complementaria.

Una vez dé comienzo la entrevista es conveniente mantener una actitud positiva, recuerda que si ya has llegado a la entrevista, es porque tienes las competencias necesarias para cubrir el puesto de trabajo. Los entrevistadores no se van a centrar en lo que sabes, sino en cómo eres, pues la entrevista se lleva a cabo para ver si encajas en la empresa.

En primer lugar deberemos saludar al entrevistador con una fórmula convencional, y esperar a que sea el entrevistador el que nos extienda la mano, a lo que nosotros responderemos con un apretón de manos mientras le sonreímos mirándole a los ojos.

Además, es importante que examinemos el escenario de la entrevista: si hay más de una persona entrevistándonos no podemos centrarnos sólo en la persona que más pregunta. Podría ser que el entrevistador que no dice nada sea el que tenga la última palabra en nuestra contratación, por tanto, es importante mantener un contacto visual habitual con todos los entrevistadores.


Durante la entrevista será fundamental que cuidemos nuestra postura y nuestro lenguaje corporal. No debemos sentarnos hasta que el entrevistador nos lo indique. Una vez estemos sentados es importante que lo hagamos estando derechos, si nos sentamos al borde de la silla reflejaremos inseguridad, mientras que si nos repanchingamos en el asiento, parecerá una falta de respeto. Tampoco debemos apoyar los codos en la mesa ni cruzar los brazos, pues daremos la sensación de que estamos a la defensiva.

Igualmente, hay otros aspectos del lenguaje corporal que debemos tener en cuenta: no debemos aproximarnos mucho al entrevistador, y aunque es importante mirar al entrevistador a los ojos, tampoco debemos intimidarlo. Asimismo, debemos evitar gestos que manifiesten nuestro nerviosismo, tales como modernos las uñas, agitarnos en el asiento, dar golpecitos con los pies en el suelo o juguetear con un bolígrafo.

Cuando nos hagan preguntas es importante no interrumpir nunca al entrevistador y contestar a las preguntas de forma clara y breve, sin dar demasiada información de nuestra vida personal y tratando de demostrar confianza en nosotros mismos. Por ejemplo, no debemos decir “creo que...” sino “estoy seguro/a de que...”.

Asimismo, a la hora de responder es conveniente que cuidemos nuestro lenguaje evitando palabras rebuscadas y monosílabos, así como expresiones tajantes como “siempre” o “nunca” y muletillas como “osea” o “bueno”.

También es de vital importancia que seamos sinceros, si mentimos o interpretamos un personaje que no somos se notará fácilmente y pensarán que no nos gustamos lo suficientemente a nosotros mismos. Tampoco debemos hablar mal de las empresas donde hemos trabajado con anterioridad, pues esto dirá más de nosotros que de nuestro anterior puesto de trabajo y el entrevistador pensará que no somos de fiar.

Igualmente es importante que nosotros hagamos preguntas para aclarar nuestras dudas. De esta manera demostraremos interés por el puesto de trabajo.

Es conveniente que antes de marcharnos preguntemos cómo continuará el proceso de selección y agradezcamos que nos hayan llamado para la entrevista.

Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998

No hay comentarios:

Publicar un comentario