¿Qué gastos reducen más los consumidores en tiempos de crisis?


No sólo las empresas y los gobiernos están reduciendo costes. En época de crisis y ante el miedo de quedarse sin empleo, los trabajadores han decido ahorrar de cara a un futuro incierto para muchos. Así lo demuestra una encuesta mundial de la web WageIndicator que recoge que una abrumadora mayoría de los participantes están gastando menos dinero.

¿Pero en qué reducimos gastos?

Según recoge la web tusalario.es (página española especializada en salarios del grupo WageIndicator), casi el 75% de los 10.000 participantes de once países, aseguran que redujeron sus gastos durante el año pasado, aunque hay ligeras diferencias entre los países.

¿Cómo ahorramos?

¿Cuál es la principal forma de ahorrar dinero? El gasto en vacaciones, coche o vivienda forman parte de esos "lujos" de los que más se tiende a prescindir. Las vacaciones fueron elegidas por casi el 10% de los participantes como una forma de reducir gastos, la vivienda por el 2% y los automóviles por el 4%.

También se notó el recorte en alimentación, partida elegida para ahorrar por el 6% de los encuestados, aunque en este apartado se reflejan las mayores diferencias entre países. En Guatemala un 21% de los participantes dijeron que habían reducido los gastos en alimentos, seguida por Bielorusia (20%) y Colombia (18%).

Los Países Bajos se salen de la tendencia general de otros países, ya que sólo el 62% de los participantes dijeron que habían reducido gastos. Colombia fue el país donde el porcentaje más alto de participantes (95%) dijeron que habían reducido gastos, seguido por México (94%). También el Reino Unido (83%), India (85%) y Sudáfrica (89%) obtuvieron una alta puntuación.

El Wigan intenta fidelizar a su afición devolviendo el dinero de la entrada tras una derrota



Los jugadores del equipo de fútbol inglés Wigan Athletic decidieron fidelizar a su afición devolviendo el dinero pagado por esta para asistir a una humillante derrota por 9-1 ante el Tottemham Hotspur.

"Sentimos que como grupo de jugadores fallamos a nuestros aficionados, y éste es un gesto que tenemos que hacer para devolverles su enorme lealtad", dijo la plantilla en un gesto que intentaba satisfacer a sus seguidores y actuar como una marca responsable que se preocupa por sus "clientes".

"Como grupo de profesionales que somos, estamos avergonzados por la forma en la que jugamos, estuvimos por debajo de nuestro nivel y es algo que sentimos que debemos a nuestros aficionados", dijo el capitán del equipo Mario Melchiot, en el portal de Wigan Athletic.

La fidelización de la afición que acude a los partidos es una estrategia cada vez más utilizada por los equipos deportivos, en España por ejemplo, un equipo de la liga ACB de baloncesto cuenta con un programa de puntos para premiar a los asistentes a los partidos.

El miércoles por la mañana es el momento más productivo de la semana


Que los lunes son temidos por los trabajadores es de sobra conocido por todos. Ahora un estudio de Randstad lo confirma, pero ¿qué día de la semana se rinde más? Los lunes por la mañana y los viernes por la tarde son los momentos menos productivos de la semana, frente a los miércoles y los jueves, según se desprende de las conclusiones del estudio.

Así, los resultados globales reflejan que la productividad semanal viene marcada por una curva ascendente a partir del miércoles por la mañana y descendente desde el domingo por la tarde. Por franjas horarias, la mayoría de encuestados se considera más productivo por la mañana que por la tarde, excepto los lunes.
El 'bajón' de los lunes

En una puntuación del 1 al 10, la productividad en el trabajo alcanza los 7,6 puntos los miércoles por la mañana, y baja a 7,4 por la tarde. El jueves, la productividad asciende a 7,6 por la mañana para descender a 7,2 por la tarde.

Los valores más bajos se registran los lunes, donde la productividad matutina se sitúa en 6,1 puntos, cifra que alcanza los 6,2 puntos por la tarde. Asimismo, aunque los viernes por la mañana la productividad se mantiene en 7,2 puntos, por la tarde baja hasta 6,1, siendo el día la semana que presenta una mayor diferencia entre ambos valores.

Además, los encuestados que trabajan sábado y domingo consideran que estas dos jornadas son "bastante menos productivas" que la semana laboral de lunes a viernes. El sábado registra valores de 5,6 y 5,2 por la mañana y por la tarde, respectivamente, y el domingo de 4,7 y 4,4 puntos, los más bajos de toda la semana.
Los jóvenes son menos productivos

Respecto a la edad, los jóvenes trabajadores de entre 16 y 25 años se consideran menos productivos que los veteranos. Estos encuestados empiezan con una productividad de 5,9 puntos los lunes por la mañana, lo que refleja "las secuelas del fin de semana", según el estudio.

El grupo de entre 25 y 30 años se sitúa en las medias globales de toda la semana, aunque destacan los 7,7 puntos de los miércoles y jueves por la mañana. En cuanto a los empleados de entre 30 y 45 años, así como los mayores de 45, presentan puntuaciones ligeramente más altas que la media, sobre todo el miércoles por la mañana, con 7,9, en el primer caso.

Por otro lado, las personas sin estudios y con estudios básicos (EGB-ESO) inician la semana con puntuaciones más bajas que la media (5,3 por la mañana del lunes y 5,6 por la tarde), pero aumentan progresivamente su rendimiento.
En Extremadura son más productivos

Los profesionales con estudios medios (bachillerato) están en línea con la media total y son algo más productivos cuando trabajan los sábados y domingos. Respecto a los universitarios, estiman su productividad en un 8,1 el miércoles por la mañana y 8 el jueves por la mañana, las más altas por nivel formativo.

Por género, las mujeres alcanzan cifras de productividad más altas que sus compañeros en todos los días de la semana, por la mañana y por la tarde. Así, los lunes por la mañana registran 6,2 frente al 5,9 de los hombres, puntúan los miércoles por la mañana en un 7,8, frente al 7,5 de los varones), y terminan la semana con un 6,2 frente al 6 de los hombres los viernes por la tarde. Por comunidades, Extremadura, Castilla-La Mancha y Asturias son las más productivas.

El estudio de Randstad también ofrece una serie de recomendaciones para aumentar la productividad como celebrar reuniones importantes y encuentros a primeras horas de la mañana. Por el contrario, se deben relegar a la tarde aquellas tareas mecánicas o repetitivas que no requieren niveles de concentración tan acusados.

Los trabajadores que reducen jornada por culpa de la crisis se duplica en un año


Un total de 127.700 personas redujeron sus horas de trabajo en el tercer trimestre del año como consecuencia de la menor actividad económica, cifra que duplica con creces la existente en igual periodo de 2008, cuando fueron 48.100 los afectados, según un informe elaborado por la patronal de grandes ETT Agett y por el Centro de Predicción Económica (Ceprede).

De los 127.700 ocupados que trabajaron menos horas en el tercer trimestre 34.900 lo hicieron como resultado de una regulación de empleo (ERE), cifra 20 veces superior a la de igual periodo de 2008, mientras que 92.800 trabajadores vieron reducida su jornada a causa de paros parciales por razones técnicas o económicas, duplicando el número de afectados de un año atrás (46.400).

Paros parciales y ERE

En total, si se tienen en cuenta otras causas, los ocupados que trabajaron menos horas en este trimestre ascendieron a 924.200, la mayoría por enfermedad, accidente o incapacidad temporal (440.000) o por estar disfrutando de un permiso de maternidad (108.000).

sin embargo, aunque estos casos son los más numerosos, los motivos para reducir las horas trabajadas que más se han incrementado en el último año son las regulaciones de empleo y los paros parciales, precisamente las dos causas más relacionadas con la crisis.

De hecho, Agett y Ceprede destacan en su informe que el número de ocupados que se encuentran en estas circustancias (127.700) es muy superior a la de la crisis del periodo 1992-1994.

Así, frente a los 34.900 afectados por regulaciones de empleo resgistrados en el tercer trimestre de este año, en igual periodo de 1993 la cifra era de 29.100. El contrate es aún mayor entre los afectados por paros parciales, que en el tercer trimestre de este año se situaron en 92.800, es decir, 75.200 más que en la crisis del 93.

La construcción, la más afectada

Según se explica en este estudio, las ramas de actividad más afectadas por los paros parciales en el tercer trimestre de 2009 fueron la construcción, que aglutinó al 25% de los afectados; la industria manufacturera (20,8%), y el comercio (11,1%).

El mismo esquema que se repite en las regulaciones de empleo, si bien en este caso es la industria manufacturera la que concentra un mayor número de ocupados que ha recortado sus horas de trabajo por culpa de un ERE, con 77,4%.

A raíz de este informe, el presidente de Agett, Franciso Aranda, manifestó que, pese al crecimiento exponencial de las fórmulas de flexibilidad interna que está provocando la crisis, el uso de éstas todavía es "marginal" en España.

"Si tal como prevemos, el ajuste del empleo se da especialmente en el de carácter indefinido en los próximos trimestres, habrá que fomentar este tipo de soluciones como alternativa al despido", concluyó Aranda.

¿Ha aumentado su estrés a causa de la crisis? Seis de cada diez trabajadores se sienten preionados


Seis de cada diez trabajadores españoles han experimentado un aumento de su nivel de estrés durante la crisis, proporción similar a la medida mundial e igual a la que presentan los trabajadores estadounidenses, según una encuesta realizada por el proveedor de centos de negocios y soluciones para el espacio de trabajo Regus.

En concreto, el 58% de los empleados españoles aseguran que su nivel de estrés se ha incrementado "bastante" o "mucho" durante los dos últimos años, siendo el principal motivo de ello las presiones recibidas para aumentar su rentabilidad.

Mayor estrés y la misma calidad

De hecho, cuatro de cada diez españoles señala que dicha exigencia ha sido la responsable de un mayor estrés en su puesto de trabajo, seguida de la presión para mantener la excelencia en el servicio al cliente, con una de cada cuatro respuestas.

La encuesta, realizada en más de 11.000 empresas de 13 países, revela además que los trabajadores de las empresas de mayor tamaño (con más de 1.000 empleados en plantilla) han sufrido un mayor incremento del estrés. Concretamente, el 72% de los trabajadores de las grandes empresas dice tener más estrés por la crisis, frente al 52% de las pymes.

Según este estudio, los trabajadores chinos son los que han aumentado su nivel de estrés con la crisis, con un 86% de afectados, mientras que los alemanes y holandeses experimentan el menor repunte, con 48% y un 47%, respectivamente.

Proteja a su empresa de los hurtos


Hace dos meses robaron en la tienda de lencería María, en el barrio de la Concepción de Madrid: "Rompieron el escaparate y se llevaron lo que pudieron: conjuntos de ropa interior, un cojín, una cesta...En total, 500 euros en productos", explica su propietaria, María Iglesias. Un robo anterior le habían costado 300 euros.

Pero la cantidad que a esta madrileña le ha supuesto los dos asaltos son un pellizquito de los 2.400 millones que costaron los hurtos en España entre julio de 2008 y junio de 2009 (252 millones más que en el mismo periodo un año antes). Un tercio de estos pequeños robos se debe a la crisis, según el Barómetro del hurto, presentado por Checkpoint System. A continuación damos algunas pistas para evitar pequeños robos en su pyme.

Conocer a sus vecinos y vigilar con cámaras

Darse a conocer entre los negocios vecinos puede ser útil. De este modo, si se producen movimientos extraños será más fácil que sus vecinos se lo comuniquen. Las cámaras permiten controlar y descubrir cualquier intrusión o robo, ya que graban las 24 horas del día. No olvide que, en algo menos de la mitad de los casos, los autores de los hurtos son los propios empleados. Además, estos dispositivos pueden disuadir a los ladrones externos.

Las opciones son variadas. Los circuitos cerrados de televisión y videovigilancia se componen de cámaras de 360 grados y sistemas que abrevian el tedioso proceso de revisión de la cinta, ayudando a localizar el momento en que se produce cualquier movimiento inusual.

Instalar un grabador de vídeo, una cámara y un monitor para visualizar a distancia lo que está ocurriendo en el local puede costar unos 750 euros, más 70 euros al mes por el servicio. Cada cámara adicional cuesta cerca de 100 euros.

Poner alarmas

Los sistemas anti intrusos detectan cualquier sonido o movimiento y alertan de que alguien puede estar intentando robar. La alarma avisa al centro integral de seguridad de la compañia que presta el servicio, que se pone en marcaha para detener el asalto.

El precio de instalar una alarma con escucha, mando a distancia y tres puntos de detección es de aproximadamente 100 euros, a los que hay que sumar 30 euros adicionales cada mes.

Pero para evitar los pequeños robos de artículos lo ideal es el etiquetado de seguridad, que hace saltar la alarma si el producto se saca del recinto.

La dependienta de un bazar situado en el centro de Madrid señala que ahora, más que nunca, le roban de todo: "Cubiertos, pinzas, ropa..Los esconde dentro de sus abrigos, sobre todo ahora que empieza el frío y llevan más prendas. Hemos colocado una cámara de seguridad que nos permite ver un rincón de la tienda que quedaba algo escondido. Gracias a ella hemos podido impedir que nos roben en más de una ocasión, pero aún así no es suficiente", reconoce.

Concienciar a la platilla

Los empleados tratan cara a cara con el público, así que deben ser muy conscientes de la necesidad de controlar lo que ocurre en la tienda. Un estudio de Aecoc (Asociación Española de codificación Comercial) revela que la mayoría de las pymes no transmite a sus trabajadores la importancia de reducir la pérdida desconocida, es decir, la parte del ingreso que desaparece por errores internos y robos.

También ayudan a reducir los hurtos las vitrinas y estantes cerrados, que protegen la mercancía, o la contratación de guardias de seguridad. La mayoría de los delincuentes sustreaen artículos caros y de marca, atractivos y fáciles de vender; les interesa especialmente la ropa. Incluso en pequeños talleres de arreglos se producen hurtos.

La propietaria de la Tijerita, en Madrid, Mª Luisa Hernández, explica que ne varios despistes le sustrajeron prendas valoradas en 45, 50 y 60 euros. Y ello a que su taller está dentro de una galería comercial, lo que podría hacer pensar que es seguro.
Además de la ropa, a los cacos les interesa de forma especial los móviles y las bebidas alcohólicas, entre otros productos.

¿Quién responde a quién? Las preguntas que debemos hacer en una entrevista laboral


Con 3.808.353 parados según la última cifra del Inem y sin perspectiva de mejorar a corto plazo, es mucha la presión que cae sobre los hombros de aquellas personas que acuden a una entrevista para conseguir empleo. Ahora le demostramos que el entrevistador también puede temer nuestras preguntas. Debemos despejar cuál es nuestra postura ante dicho puesto y que nos quede claro qué nos está 'vendiendo' la empresa. ¿Quién entrevista a quién?

El objetivo de toda entrevista es dar a conocer al entrevistador las habilidades y la experiencia que una persona posee para el puesto que ofrece la empresa. Hasta aquí bien, pero, ¿conoce el entrevistado bien el puesto al que opta o las circunstancias con las que tendrá que enfrentarse si finalmente consigue el puesto?

¿Qué debe preguntar?

La entrevista debe ser un lugar de encuentro para que empresa y candidato se conozcan mutuamente. Antes de aceptar un trabajo es importante conocer si hay problemas internos, cuál es el ambiente laboral o tener claro las funciones del puesto... En definitiva, cuestiones que una vez dentro nos pueden afectar al desempeño de las tareas diarias, por lo que desde la web del consultor Senior Manager recomiendan hacer sin miedo una serie de preguntas al entrevistador en la primera toma de contacto con la empresa:

1. "¿Qué prioridades tendría que encarar de forma inmediata?"

A veces el puesto ofertado es confuso y y el entrevistado no es consciente de las funciones que deberá desarrollar. Así y para evitar sorpresas desagradables, no está demás saber en que situación se encuentra la empresa y el departamento del que formará parte: ¿hay trabajo atrasado? ¿funciona bien el departamento? ¿quiere cambiar la estrategia del mismo o sólo darle continuidad?

2. "¿Cuánto tiempo duró en el puesto la persona a la que estoy sustituyendo?"

Es importante saber si el puesto que va a cubrir es de nueva creación o va a sustituir a otra persona. Se debe investigar si duró poco o mucho y el motivo de su marcha, ya que puede decirle mucho de lo que va a encontrarse.

3. "Me gustaría saber sobre el tipo de gerencia de la empresa"

Si se encuentra ante su futuro jefe, lo ideal sería conocer qué estilo de mando impone: si es de los que se implican con sus trabajadores, si le gusta estar informado de todo lo que pasa o si delega o no. Con sus respuesta podría hacerse un idea de si lau forma de mandar de su superior va con su forma de trabajar.

4. "¿Qué tipo de personalidad buscan en esta empresa o para ese puesto?"

A través de esta pregunta sabrá si las actitudes del puesto son las que más encajan con su forma de ser: pueden buscar un trabajador independiente u otro con mucha experiencia en trabajo en equipo; uno que sepa aceptar órdenes sin rechistar u otro que piense por sí mismo. Además le puede dar una idea del ambiente de trabajo y de cómo serán sus futuros compañeros.

5. ¿Cómo definirían a su empleado ideal?

Al igual que la pregunta anterior, la intención de ésta es saber cómo es la empresa, si estará a gusto trabajando en ella y conocer de primera mano si usted es lo que están buscando.

6. ¿Cuánto tiempo lleva usted aquí?

Aunque esta pregunta sea un tanto controvertida, la respuesta le ayudará a revelar la cultura de la empresa, el estilo de sus jefes y si esto se adapta a sus necesidades, confirmando que cumplen las expectativas.

Una vez analizadas las respuestas, ha llegado el momento de hacerse una idea de lo que verdaderamente es la empresa y lo que le ofrece, así que la decisión está en sus manos... ¿o en las de la empresa?