Robo-Advisor, el nuevo asesor financiero




Los Robo-Advisors se comercializan como un software que realiza una gestión online de carteras de activos financieros, en concreto de fondos de inversión cotizados (ETFs), sin que exista el contacto con ningún asesor humano. 

 




Al tratarse de un software, por una parte, al no tener que pagar comisiones, se reducen notablemente los costes de asesoramiento, y por otra parte, se reduce la incertidumbre que puede provocar el tener a una persona como asesora financiera.

Los Robo-Advisors utilizan una serie de cuestionarios para confeccionar el perfil del inversor, de esta manera realizan una segmentación de los clientes e identifican las necesidades de inversión de cada uno.

Existen numerosos tipos de Robo-Advisors, pero todos funcionan a través de un sistema de algoritmos matemáticos que les permite encontrar la cartera de ETFs adecuada para cada cliente y, posteriormente, rebalancear dicha cartera de forma periódica y reinvertir los dividendos.

Suelen ser utilizados fundamentalmente por gente joven, habituada a recibir servicios online y que no se fía de los asesores financieros tradicionales ya que creen que éstos no les proporcionarán a sus activos el máximo valor posible. Sin embargo, en España el uso de los Robo-Advisors no está tan extendido como lo está en Estados Unidos, esto puede ser debido a que tradicionalmente la gestión del patrimonio en España se lleva a cabo a través de la banca, lo que conlleva, por un lado, la existencia un conflicto de interés, puesto que los bancos tratan de vender productos en lugar de asesorar, y por otro lado, la aparición de altos costes. Estos problemas hacen que al final la rentabilidad de los fondos de inversión en España sea más baja. No obstante, se espera que con el tiempo, el uso de los RA se vaya popularizando cada vez más.

Sin embargo, los Robo-Advisors también presentan una serie de inconvenientes: en primer lugar, este software puede ser útil para un cliente con unas necesidades de inversión sencillas, pero a medida que estas necesidades se vuelven complejas (seguros, rentas, planes de pensiones, seguridad social, gestión del patrimonio…) la capacidad de los RA para atenderlas se reduce, puesto que es necesario otro tipo de asesoría más flexible.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta el aspecto emocional de invertir, y es que en momentos de incertidumbre e inestabilidad en el mercado, el inversor suele tener la necesidad de conversar con su asesor. Se prevé que como solución surgirán en el futuro híbridos que combinen la tecnología de los RA con la ayuda de asesores financieros a través de teléfono y video.



Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998

1 comentario: