El valor del dinero en el tiempo.




El valor del dinero en el tiempo es el más importante de todos los principios financieros. Sin él, la mayor parte de las finanzas no tendrían sentido. Se trata de un concepto que no debería pasar desapercibido en el mundo financiero y sin embargo, es desconocido para muchos pequeños empresarios.

 

 

Este principio se puede resumir en: un euro de hoy vale más que un euro de mañana. Esta expresión hace referencia a que el valor de una unidad monetaria va menguando a medida que pasa el tiempo. De esta forma, podemos ver que actualmente con 100 euros no podemos comprar todo lo que podíamos comprar hace 10 años con la misma cantidad de dinero.

Esto es debido a múltiples factores como:
1) La inflación. Es el aumento sostenido del nivel general de precios durante un período de tiempo, que generalmente suele ser de un año. Si los precios suben y nuestro nivel de renta se mantiene constante, nos encontramos con que nuestro poder adquisitivo se ve reducido.

2) El coste de oportunidad de llevar a cabo una inversión determinada. Si tenemos una cantidad de dinero que no tenemos previsto utilizar, guardado en casa, entonces estaremos incurriendo en unos costes de oportunidad. Esto se debe a que existe la alternativa de obtener una rentabilidad invirtiendo ese dinero, por ejemplo, en Bonos del Estado, en lugar de mantenerlo de forma ociosa mientras éste pierde valor conforme pasa el tiempo. Al invertir, estamos cobrando unos intereses por “alquilar” nuestro dinero.

Además, a la hora de realizar una inversión, nos interesará que la rentabilidad obtenida esté por encima de la inflación, ya que la diferencia entre la rentabilidad obtenida y la tasa de inflación es igual a la renta generada por la inversión.

3) El riesgo que conlleva el hecho de llevar a cabo una inversión, ya que no tenemos una certeza absoluta de que vayamos a recuperar el capital invertido.

Todos estos factores se miden a través del interés monetario. El interés monetario es el precio del dinero, que en nuestra economía viene dado por el Banco Central Europeo. De esta forma, cuando nos dan un préstamo, pagamos unos intereses por el uso de una cantidad de dinero durante un período de tiempo determinado.

En finanzas, podemos interpretar el tipo de interés como la retribución que le devuelve el capital invertido al inversor, de forma que compense la disminución del valor del dinero durante el tiempo transcurrido, cubra el riesgo asumido por el inversor y pague el “alquiler” del dinero.

Cuando hablamos de tipo de interés (o tasa de interés) hacemos referencia a la relación entre los intereses generados y el montante del capital. Por lo tanto, el tipo de interés es el porcentaje que se espera recibir o pagar por el uso del dinero durante un período de tiempo.

Supongamos que nos ofrecen dos opciones: 

1)Disponer de 1.000 euros ahora.
2)Disponer de 1.000 euros el año que viene.
En este caso la decisión a tomar es sencilla: escogeríamos la primera opción, ya que 1.000 euros de hoy van a valer más que 1.000 euros del año que viene.
Supongamos ahora que tenemos que escoger entre otras dos opciones:  

1) Disponer de 1.000 euros ahora.
2) Disponer de 1.500 euros el año que viene.

En este caso, al ser cantidades diferentes referidas a distintos momentos de tiempo, no podemos compararlas, por lo que la decisión ya no es tan fácil.

Por un lado, si esperamos un año para recibir el dinero, entonces obtendríamos una rentabilidad a mayores del 50% (obtendríamos 1.500 en lugar de 1.000 euros).

Por otro lado, si recibimos el dinero hoy, no sabemos cuánto dinero podremos obtener al cabo de un año en caso de invertirlo, por lo que cabe la posibilidad de que la primera opción sea más rentable que la segunda.
Para poder tomar la decisión adecuada es preciso trasladar una de las magnitudes al momento de la otra para así poder compararlas. Esto lo podemos hacer de dos maneras: bien calculamos cuántos euros del año que viene son 1.000 euros de ahora, con lo que estaríamos llevando a cabo una operación de capitalización, o bien, podríamos calcular cuantos euros de ahora son 1.500 euros del año que viene a través de una operación de actualización o descuento de capital.
Para poder realizar estos cálculos necesitaremos saber cuál es el tipo de interés. Supongamos que el interés es del 12%.

Si realizamos una operación de actualización: 1.500/(1 + 0,12)¹= 1.339’28 euros. Esto quiere decir que 1.500 euros del año que viene son 1.339’28 euros de hoy.

Llevando a cabo una operación de capitalización obtenemos que: 1.000 * (1 + 0,12)¹= 1.120 euros. Esto quiere decir que 1.000 euros de hoy valen 1.120 euros de mañana.

Los cálculos realizados nos llevarán a escoger la segunda opción, ya que si obtenemos 1.000 euros ahora y los invertimos a un interés del 12%, generaríamos solamente una rentabilidad de 120 euros.

Por otra parte 1.500 euros del año que viene son 1.339,28 euros de hoy, cantidad mayor a los 1.000 euros actuales de la primera opción.


Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998

No hay comentarios:

Publicar un comentario