El regreso de un veterano


Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998



¿Qué fue de los teléfonos Alcatel? Veinte años después de fabricar su primer móvil, Alcatel OneTouch -desde 2005 propiedad de TCL, un grupo chino de electrónica- quiere recuperar la relevancia que tuvo en los 90. De momento, va por buen camino.
Sus ingresos se dispararon un 61% el pasado año gracias a una apuesta por smartphones de gama media y de bajo coste que está teniendo éxito en países emergentes y otros maduros, como España, donde la crisis y el fin de las subvenciones ha propiciado que el precio sea determinante para el consumidor.

"Nuestro objetivo ha sido el de combinar innovación, diseño y calidad con el de mantener un precio ajustado y correcto para el mercado", explica Stephane Pellerin, director de TCL y Alcatel OneTouch -que ya nada tiene que ver con la francesa Alcatel-Lucent, antigua propietaria y ahora dedicada a redes y software- para el Sur de Europa. La compañía logró en 2013 unos ingresos de 1.800 millones de euros y unos beneficios netos de 29,5 millones, frente a las pérdidas de 20,5 millones del año anterior, logrando así entrar en rentabilidad en el siempre complicado y competitivo mercado de la fabricación de teléfonos. Asimismo, en el último año las acciones de TCL se han disparado un 334% en la Bolsa de Hong Kong.

Mientras, en España, la compañía aumentó el pasado año un 15% las ventas aunque la facturación creció mucho más, un 40%, gracias a la mayor presencia que empieza a tener en su catálogo los smartphones frente a los teléfonos básicos sin conexión a Internet, según destaca Carlos Cano, director general en España de la empresa.

Smartphones baratos

La compañía se había centrado principalmente hasta no hace mucho en esos teléfonos básicos, lo que probablemente tiene mucho que ver con que haya pasado desapercibida los últimos años para gran parte del público, aquel que recuerda con cierta nostalgia teléfonos como el OneTouch Easy de 1998 y ahora lleva en su bolsillo un iPhone o un Samsung.

Pero 2013 supuso un cambio de rumbo. Sus ventas de smartphones aumentaron un 228% frente a 2012 y a final del ejercicio contabilizaron por el 40% del total de sus ventas. En la actualidad, suponen ya el 50%, según Pellerin, y el objetivo es que lleguen "muy pronto" al 70% del total. Los precios bajos son el principal atractivo de su gama de teléfonos inteligentes, basados en el sistema operativo Android de Google, y que van desde 129 hasta unos 349 euros a medida que mejoran las prestaciones.

En España, su cuota de mercado, según datos de la compañía, está entre el 8-9% del total del mercado de teléfonos -incluyendo móviles básicos y smartphones- aunque esa cifra incluye las ventas de los terminales con marca Orange y Vodafone, que fabrica la compañía para estos operadores. "Somos el cuarto en el país y nuestro objetivo es alcanzar pronto la tercera posición", afirma Carlos Cano. Mientras, la empresa no deja de atacar el segmento más bajo del mercado, como también muestra su acuerdo con Telefónica para fabricar teléfonos inteligentes con el sistema Firefox que se venden por 49 euros. 

Curiosamente, la presencia y el negocio de Alcatel OneTouch es más importante fuera que dentro de China, algo poco habitual en gigantes del país, que suelen ser muy fuertes en el mercado doméstico y aprovechan ese músculo para ganar presencia en el extranjero. Mientras sus ventas se dispararon durante 2013 en el resto del mundo, en China -el único territorio donde no utiliza la marca Alcatel OneTouch- cayeron un 16% por «la dura competencia», según la compañía, en el país. En el gigante asiático empresas como Lenovo, Huawei o Xiaomi crecen exponencialmente.

En lo que sí se parece TCL a su competidor Lenovo es en su estrategia de utilizar una marca reconocida en Occidente para sus teléfonos fuera de China. Lenovo compró Motorola hace unos meses y usará esa marca para todos sus teléfonos fuera del país asiático. "Somos una compañía multicultural que intenta unir lo mejor de los dos mundos: la eficiencia en la producción de China con el gusto por el diseño y la calidad europea", explica Pellegrin, que destaca que el 40% de los directivos de la compañía en China son del Viejo Continente, especialmente de Francia. "Nuestro consejero delegado llegó a decir que somos una empresa europea con sede en China", añade Cano, el director en España.


No hay comentarios:

Publicar un comentario