“Brasil es un mercado muy atractivo para invertir en telecomunicaciones”


Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998



Zeinal Bava nació en Maputo, capital de Mozambique, en 1965, cuando la ciudad aún se llamaba Lourenço Marques. Cuando la excolonia portuguesa se independizó, en 1975, su familia emigró a Portugal. Bava estudió ingeniería electrónica y electrotécnica en Londres, Inició su carrera profesional en la banca de inversión. En 1999 entró en el grupo PT, donde ocupó cargos clave hasta que en 2008 fue nombrado presidente ejecutivo. Tras la venta de su parte de la brasileña Vivo a Telefónica, PT entró en el capital de la también brasileña Oi, que en junio pasado le nombró presidente ejecutivo. Su nombramiento fue recibido con una fuerte subida en Bolsa. Sus numerosos premios como mejor ejecutivo del sector en Europa le han valido el sobrenombre de Messi de las telecomunicaciones, aunque él se declara admirador de Cristiano Ronaldo. Ahora está volcado en llevar adelante la fusión de Oi y Portugal Telecom, que creará el líder de las telecomunicaciones en los mercados de habla portuguesa, con presencia en Europa, América y África.


Pregunta. La economía brasileña está despertando algunas dudas tras unos años de mucho éxito.

Respuesta. Los analistas de mercado consideran que Brasil tiene desafíos importantes ya que estaba creciendo al 4%-4,5% anual y ahora se espera que crezca el 2%-2,5%. Hay temores a una rebaja de calificación, la inflación está subiendo y los tipos de interés pueden subir. Pero los inversores ven a Brasil como un mercado muy atractivo con 200 millones de personas con una clase media creciente, 60 millones de hogares, una democracia consolidada, con bancos muy sólidos, un mercado abierto desde el punto de vista social y cultural y muy rico en recursos naturales. Además, tiene el Mundial, que le da una gran visibilidad. Es una economía que forma parte de los BRIC y sigue creciendo, aunque sea menos. En la economía global, Brasil es un mercado muy atractivo para invertir y con mucho por desarrollar, por ejemplo en telecomunicaciones y en tecnología, para mejorar la productividad, con más banda ancha, más smartphones, la nube…


P. Portugal, mientras, vive una larga crisis.

R. Ha habido muchos sacrificios, pero os indicadores económicos sugieren que las medidas empiezan a dar resultados. Las pymes portuguesas son cada vez más competitivas y las exportaciones siguen sorprendiendo positivamente todos los meses. Las compañías han transformado sus modelos de negocio, los bancos han resuelto la mayor parte de sus deterioros, las cuentas públicas, sin contar los intereses, ya están equilibradas y hemos tenido dos trimestres de crecimiento, aunque sea poco. Eso permite pensar que estamos empezando un ciclo nuevo y mirar el futuro de forma distinta, con confianza, aunque los desafíos aún son enormes.


P. ¿Por qué se fusionan Portugal Telecom y Oi?

R. La relación empezó en 2010 con una alianza industrial que era un punto de partida, no de llegada. Nos une la lengua, las buenas relaciones entre los accionistas y un gran conocimiento del mercado de Brasil da Portugal Telecom. El objetivo es unir el liderazgo en innovación y tecnología de Portugal Telecom con la fuerte presencia de Oi en un mercado de gran escala y con fuerte potencial de crecimiento futuro. La fusión también permitirá simplificar la estructura de Oi y alinear su gobernanza con los niveles más exigentes del Novo Mercado de Brasil.


P. ¿Cómo afecta a Portugal que la sede de la empresa fusionada esté en Brasil?

R. PT Portugal se va a llamar Portugal Telecom, los negocios de aquí seguirán tributando aquí, las marcas se mantienen... Lo que cambia es que ahora PT forma parte de una compañía con 100 millones de clientes, presente en África, Portugal y Brasil, con una lengua que nos une y en este mundo en que la consolidación es inevitable hemos elegido una consolidación que tiene sentido cultural y de negocio, en un mercado que comprende 260 millones de personas que hablan portugués y donde podemos crear valor para el accionista.


P. ¿Hubiera sido posible una fusión de Portugal Telecom con Telefónica?

R. Hace más de 10 años, PT llegó a una alianza ibérica, con Telefónica, y otra atlántica, con Telebras. Tenía muy claro que el mundo iba a ir hacia grupos económicos muy fuertes y el nexo podía ser la lengua o la proximidad cultural. Creo que en ningún momento pensamos que no sería posible la fusión con Telefónica o con una compañía brasileña si tuviese sentido en el contexto de la globalización de nuestro sector y crease valor para el accionista. Sería una evolución natural. Nos llevamos muy bien con Telefónica, tengo amigos allí, es una compañía fantástica, que lo hace muy bien, tengo admiración y una relación de amistad con don César Alierta, y siempre que trabajamos juntos hemos aprendido mucho de ellos y en algún momento también ellos de nosotros.


P. Ahora es su competidora en Brasil. ¿Echa de menos Vivo?

R. Estamos muy orgullosos del trabajo que hicimos en Vivo. Éramos socios de igual a igual, con mucho coraje, de Telefónica, un gigante de las telecomunicaciones, siete u ocho veces mayor. Vivo nos trae recuerdos muy buenos de grandes profesionales de Telefónica, con la que trabajamos mucho y con la que nos llevábamos, y nos seguimos llevando, muy bien, ahora como competidores, pero aún amigos. Tengo recuerdos muy buenos , pero Vivo forma parte de nuestro pasado. La fusión de Oi y PT es nuestro futuro.


P. ¿Por qué se enconó tanto la negociación de venta a Telefónica?

R. Hay que distinguir la relación personal y la profesional. Seguimos teniendo una buena relación personal, pero es nuestro deber como profesionales intentar hacer siempre lo mejor para nuestras compañías. En lo sustancial, se entiende perfectamente lo que hizo Telefónica y lo que hizo Portugal Telecom. Hubo pasión en la negociación de Vivo porque somos personas, no somos máquinas. En las formas puede que las dos partes hayamos exagerado en algunos momentos, pero hay que olvidarlo y pensar que el éxito futuro de nuestras compañías depende de nuestra capacidad de competir, claro, todos los días, pero también de colaborar, de compartir redes, ideas, innovación…
 
 
P. ¿No corren riesgo al tratar de aplicar en Brasil su experiencia de Portugal? Cada país es distinto.

R. En Brasil, cada Estado es distinto, cada ciudad es distinta. Incluso en Brasil haremos las cosas de manera diferente en Río, en Manaos, en Porto Alegre o en Recife porque la infraestructura y la cultura y exigencias locales son distintas. Pero queremos implantar un modelo de negocio semejante y compartir las mejores prácticas para garantizar que la experiencia acumulada de las fuertes inversiones efectuadas en nuevas tecnologías en Portugal reduzca el riesgo de ejecución operativa en Oi. El modelo de negocio de nuestro sector en el segmento residencial o empresarial está convergiendo porque los hábitos de consumo en el mundo empiezan a ser muy parecidos. Aunque la infraestructura sea distinta y la forma en que plantees los desafíos en cada mercado sea distinta, la idea general es muy parecida.


R. ¿Se han encontrado muchos problemas en Oi en comparación con PT?

R. Cada compañía tiene retos distintos. En Portugal los ingresos bajan por el contexto económico y competitivo y hay que seguir con la disciplina de recortar costes y aumentar la flexibilidad financiera. Tenemos que reinventar nuestro negocio a un ritmo alucinante. Por eso investimos en televisión y somos hoy líderes en triple play e hicimos un centro de datos que es uno de los mejores del mundo. No puedes limitarte a fijo, banda ancha y móvil sino inventar y ofrecer nuevos servicios como la nube. En Oi tenemos desafíos más operativos, y desde mi punto de vista el futuro depende solo de nosotros. Tenemos muy claro qué queremos hacer y cómo lo queremos hacer. Ahora hay que hacerlo bien, deprisa, con costes bajo control. Son desafíos distintos y las empresas juntas tienen importantes sinergias que pueden disfrutar para superarlos con nota en el futuro.


P. ¿Cuáles son las prioridades en Oi?

R. La primera, mejorar el flujo de caja, la compañía tiene que bajar deuda. Y no es un asunto financiero sino estratégico: una compañía que no tenga flexibilidad financiera no es competitiva. Por eso, si quiere estar compitiendo, innovando, invirtiendo, es importante tener un balance y un flujo de caja bajo control. En el tercer trimestre conseguimos reducir la deuda por primera vez en ocho trimestres. En segundo lugar, consolidar nuestro modelo de negocio y ser campeones en productividad. Y la tercera, es seguir creciendo.


P. ¿A qué se refiere con consolidar el modelo de negocio?

R. Si hablamos de hogares, nuestro negocio es vender fijo, banda ancha y televisión. Si hablamos de movilidad, es hacer más prepago porque es una forma de financiar la compañía, porque es algo que está en el ADN de PT y de Oi, que fueron pioneros en el prepago en Brasil y, en tercer lugar, porque da tiempo a que arreglemos nuestro canal de distribución para que podamos hacer el pospago con menos riesgo. En el segmento empresarial queremos promover la nube y ofrecer servicios de tecnologías de la información. A veces en la vida hay que ir más despacio para después ganar velocidad. Queremos llevar internet a todos en Brasil pero tenemos que hacerlo cuando tengamos la confianza en poder hacerlo sin tomar riesgos que no podamos controlar. Queremos invertir, pero hacerlo con más eficiencia. ¿Por qué centrarse solo en Río o Sao Paulo? ¿Por qué no en Ceara, Manaos o Porto Alegre? Queremos invertir donde podemos crecer con rentabilidad y Oi tiene una enorme ventaja porque está presente en 4.800 municipios. Cuando piensas en el Brasil del año 2020, los analistas creen que gran parte del crecimiento vendrá de las ciudades de 500.000 habitantes y en esas ciudades Oi está presente.


P. Decía que la tercera prioridad es el crecimiento.

R. No es por orden, son las tres a la vez. No se puede cambiar el perfil del flujo de caja sin crecimiento, porque en nuestro sector los costes fijos son muy altos. En Brasil, la televisión de pago puede triplicar su penetración y la banda ancha, duplicarla. Los ingresos de datos móviles son otra oportunidad, en que Oi está lejos de la competencia. O los datos en internet, la nube. Queremos bajar costes y ser más productivos. Queremos llevar la penetración de banda ancha, de TV de pago, de internet en el móvil, a todos. Bajar costes no es un ejercicio financiero, es un tema de competitividad y si logramos bajar costes vamos a trasladar beneficios a nuestros clientes y vamos a empujar la penetración de tecnología, con la visión de que la tecnología puede mejorar la vida de las personas y la productividad de la economía. Esa es la visión y la pasión que tenemos.


P. Al centrarse en los costes, ¿dejarán de lado los segmentos más altos?

R. Hay regiones y ciudades donde tenemos infraestructura competitiva para segmentos más altos, y ahí el liderazgo tiene que ser innovación y tecnología, pero donde no tenemos esa capacidad queremos tener el liderazgo del precio. Cuando hablo de ser el campeón de costes estamos hablando de ser low cost para poder competir con agresividad y hacer nuestro servicios más accesibles.
 
 
P. ¿Como Ryanair o IKEA?

R. La idea es cambiar la ecuación financiera. El precio de nuestros servicios depende del mercado, de la competencia, del valor que el cliente percibe, el margen es la rentabilidad que tenemos que dar a los accionistas por su inversión y lo que queda son los costes que te puedes permitir. Por eso tenemos que mantener siempre una fuerte disciplina de costes para mantener nuestra competitividad y hacer aún más accesibles nuestros servicios para que podamos servir cada vez a más clientes.


P. ¿Les interesaría comprar todo o parte de la filial de Telecom Italia en Brasil?

R. La consolidación está en la agenda de todos los analistas e inversores de este sector en todo el mundo porque puede establecer un nivel de rentabilidad que permita a las compañías seguir invirtiendo en el futuro. En Brasil, nosotros estamos centrados en terminar esta fusión que va a permitir simplificar la estructura y a partir de ahí todo será más fácil y podremos decidir lo que sea mejor para nuestro futuro. Sin la fusión, es muy difícil para Oi contemplar lo que sea, aunque tenga mucho sentido.


P. ¿Qué posibilidades hay de entrar en otros países de Latinoamérica?

R. El foco está en la fusión, tenemos mucho trabajo operativo en Brasil y queremos aprovechar el valor de las sinergias. Oi y PT juntas tendrán 100 millones de clientes y estará entre las 22 mejores del mundo por ingresos. A largo plazo tendrá que mirar oportunidades, quizá no tanto por geografía como por modelo de negocio y cartera de servicios. Las ideas no tienen fronteras. Las autopistas de la información creadas con la fibra matan la distancia. Lo que necesitamos son ideas creativas para ir aumentando la relevancia de nuestros servicios junto con los clientes y apoyar nuestro crecimiento futuro.


P. ¿Deben asumir algún coste por las infraestructuras empresas como Google, Facebook que se están beneficiando de las redes?

R. Nuestra posición hay sido siempre que la colaboración entre compañías que tienen infraestructura y que tienen aplicaciones y servicios como esas que cita crea valor para las dos partes. No creemos en un modelo que intente crear obstáculos. Tenemos una cultura mucho más abierta, pero en algún momento tienen que entender que si trabajan con nosotros ganamos todos y sobre todo gana el cliente final.


P. Le han llamado el Messi de las telecomunicaciones por los premios recibidos al mejor gestor del sector. ¿Cuál es su secreto?

R. Prefiero a Cristiano, vaya partidazo hizo contra Suecia (ríe). Me encanta este negocio, me encanta lo que hago todos los días. Cuando estoy con mis equipos, no saben si estoy trabajando o divirtiéndome. Y esto marca la diferencia. Además, tengo un gran equipo que me complementa muy bien y me enseña cosas nuevas todos los días. Tengo un equipo extraordinario que tiene ideas creativas y todos los días nos sentimos retados a hacer más y mejor. Me encanta mi trabajo.


P. ¿Qué supone trabajar a caballo entre dos continentes?

R. En lo personal es difícil, pero en lo profesional estoy enamorado de lo que estamos haciendo en Oi, del equipo que tengo y la ilusión que tenemos todos de hacer de Oi una de las mejores compañías del mundo. Es muy difícil, hay riesgos, estamos compitiendo con otras grandes compañías, pero tenemos la oportunidad de crear uno de los proyectos elegidos para sobrevivir en una economía global en que la consolidación va a ser mundial. El tema social también es importante: este sector te permite hacer milagros, en la salud o en la educación. Cuando estuve en Belo Horizonte, un joven citaba al escritor brasileño Joao Guimaraes Rosa, y preguntaba: “¿Cuánto vale el futuro?” Pues el futuro no tiene precio. Si te fascina la capacidad de usar la tecnología para mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir para el desarrollo económico, este es el sector donde quieres estar. Como decía Fernando Pessoa, las personas son de la altura de sus sueños. Tenemos que seguir soñando cada vez más alto.

Entrevista: http://economia.elpais.com/economia/2013/11/26/actualidad/1385493522_163869.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario