Negocios "friquis" Friquitendencias: parece mentira que sean negocio

Instituto Europeo
Campus Stellae
Máster en Gestión y Dirección
de Empresas (MBA)
www.campus-stellae.com
Becas del 70% en nuestros Cursos y Másteres y becas especiales para desempleados y autónomos. Bolsa de empleo para nuestro alumnado

Besos artificiales para ‘pagafantas’

¿Eres de ese tipo de personas que piensas que el amor está sobrevalorado? Pues este prototipo es para ti, bueno para ti y para esos jóvenes personajes del Hollywood de los 80 que soñaban con el amor entre clase y clase, mientras comprobaban que su aparato bucal estaba bien colocado cuando se miraban en el espejo del baño, después de que un grupo de simpáticos muchachos le hubiera sumergido la cabeza en el váter. El laboratorio Kajimoto de la Universidad de Electrocomunicación de Japón ha diseñado una máquina que reproduce la sensación física de un beso: fabrica besos artificiales.

De compras sólo para hombres

Un centro comercial para ir al grano. Ponte en nuestro lugar: mi-sólo–querer-comprar, mi-no-querer-probar, mi-querer-tardar-poco, mi-no-querer-mirar-en-espejo-roba-almas. Por si todavía no lo sabías, así funciona nuestro analógico cerebro cuando vamos a un centro comercial, mientras vosotras disfrutáis eligiendo ropa. Así son las cosas. Así que a unos emprendedores checos se les ha ocurrido la solución perfecta: Panska Pasaz, un centro comercial sólo para hombres. Sólo tiene tiendas para el sexo débil y no se complica la vida con cosas como escaparatismo. Tiendas de vinos, joyerías, ropa marítima... vamos esas cosas que nos gustan.

Camarero, ya pongo yo la mosca en la sopa

Este negocio es para aquellos que disfrutaron con esa escena clásica de Barrio Sésamo en la que Coco, quizá el camarero más comprometido con su trabajo, tenía que hacer frente a la mosca que yacía inerte en la sopa de un esférico cliente. Nos hemos encontrado con una tienda online, Mcphee.com, consagrada a regalos de broma (cigarros–petardos, etc). Y resulta que uno de sus productos estrella –superando las tiritas con forma de bacon y forma de bigote de circo decimonónicos, y de los jabones para manos de absenta– son bolsas para guardar la comida que tienen insectos incorporados. En el plástico, claro. Ja. Ja. Ja. ¿Ja?

Zapatos que dejan huella

¿A quién no le preocupa pasar por este mundo sin dejar huella? Desde que los creadores de la tienda online de ropa para gemelos, Tot-a-lot.com, se inventaron ropa para cuando el ecógrafo te da una sorpresa y quieres que tus niños no vayan con la misma ropa y, además, se entretengan, poco nuevo había bajo el sol en el sector de la ropa infantil. Hasta que a una firma japonesa, Kiko Kids, se le ha ocurrido diseñar unos zapatos para niños que quieren dejar su huella en este mundo ya desde sus primeros pasos y a los que han bautizado como ashiato. Son las huellas de un gato, de un búho...

Tu cara, en una pizza

Los designios de la creatividad son insondables. Si no, que se lo digan a la filial británica de la cadena de pizzerías estadounidense Papa Johns, que propone, de vez en cuando, repartir los ingredientes de las pizzas dibujando rostros. Las primeras víctimas fueron el príncipe Guillermo y su esposa Catherine Middleton. Imagina que las pizzas se pudieran personalizar igual que una tarta. ¿Da escalofríos, verdad?

Surfear sobre el parqué

Cuántas veces un producto termina teniendo un uso completamente diferente al que se le quería dar inicialmente –que se lo digan al laboratorio del que salió Viagra–. En este caso no es un uso sustitutivo, sino complementario. Conocerás los protectores adhesivos que se le ponen a las patas de las mesas y las sillas para que no rallen el suelo; pues bien, un emprendedor estadounidense(www.ezmoves.cmo) ha inventado fundas, a modo de pantuflas, para las patas. La gracia está en que resulta que como tienen forma de pantuflas, los más jóvenes de la casa los utilizan para patinaje sobre tarima flotante.

El muslo es el mensaje

¿Alguien tenía que innovar en el particular sector de los hombres–anuncio, un sector de capa caída que necesitaba ya de ideas frescas? La idea que os contamos no se le ha ocurrido a ningún personaje interpretado por José Luis López Vázquez, sino a un grupo de diseñadores industriales y gráficos, The Donut Project, a los que se les ha ocurrido serigrafiar los bancos de la calle para imprimir mensajes, como si fueran Gutenberg, en los muslos de aquellas y aquellos que se sienten con falda o pantalón corto. La idea surgió para promocionar una marca de ropa neozelandesa.

Pero, ¿cuál es mi botellín?

Estás en un chiringuito. Dejas tu cerveza, te das la vuelta para charlar con tus amigos, te vuelves a dar la vuelta para volver a coger la cerveza y, horror, hay cinco botellines juntos. ¿Cuál es el tuyo? A los inventores de Beertag se les ha ocurrido que le pongas una nueva etiqueta en lugar de rascar la existente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario