Zapatero prepara un 'plan B' anticrisis que incluye más subidas de impuestos

Instituto Europeo
Campus Stellae
Máster en Gestión y Dirección
de Empresas (MBA)
www.campus-stellae.com
Becas del 70% en nuestros Cursos y Másteres y becas especiales para desempleados y autónomos. Bolsa de empleo para nuestro alumnado

El Gobierno tiene preparado un Plan B en el caso de que el acoso de los mercados sobre la economía española se agrave aún más en las próximas semanas, según fuentes oficiosas. Las medidas, de ser necesario adoptarlas, se aprobarían en la segunda quincena de agosto, para que entraran en las Cortes de manera inmediata. El Ejecutivo, en todo caso, es prudente.

"Hay preocupación, pero yo no calificaría la situación de gravísima", dijo ayer la vicepresidenta para Asuntos Económicos, Elena Salgado. "La tensión puede durar todavía algunos días", añadió la ministra al término de una reunión de urgencia, convocada por el presidente del Gobierno en La Moncloa con su equipo económico, para analizar la situación tras los últimos acontecimientos en los mercados.

El problema con el Plan B es que no hay tiempo y, además, el anuncio de la convocatoria de elecciones ya está sobre la mesa. Por ello, el Gobierno juega sólo con dos bazas fiscales para intentar aumentar los ingresos: los Impuestos Especiales y los pagos del Impuesto sobre Sociedades.

Una medida inminente, que se tomará aunque no exista un proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2012, es la subida del Impuesto sobre Hidrocarburos. Una directiva sobre energía de la Unión Europea obliga a España a subir el tipo de este impuesto, pues en la actualidad está por debajo de la media, antes del 1 de enero de 2012.

La recaudación acumulada del Estado y las comunidades autónomas de este tributo en 2011 asciende a 4.627 millones de euros. Los últimos datos de recaudación de la Agencia Tributaria, correspondientes al pasado junio, indican que el descenso respecto al mes anterior ha sido del 5,1% debido a que la bajada del consumo de carburantes fue del 4,7%.

El alza de este tributo, que debe aprobarse en uno de los Consejos de Ministros del mes de agosto, el del día 19 o el del día 26 -convocado ayer-, puede ir acompañada de la del resto de los Especiales (alcohol, cerveza, labores del tabaco y electricidad) que, forman parte del Plan B que el Gobierno tiene en reserva desde el último trimestre de 2010. Estos incrementos se anuncian siempre a última hora para evitar que se acapare el producto gravado. Ahora bien, esta subida tendría que hacerse por un decreto-ley, que luego tendría que convalidarse en el Parlamento, en el Pleno o en la Diputación Permanente si ya están disueltas las Cortes. Este año no hay Presupuestos Generales del Estado donde encajarla.

Sin embargo, la dificultad de encontrar apoyos políticos para una medida impopular a sólo unas semanas de las elecciones generales es un gran freno. Esta misma razón es la que ha llevado al Gobierno a aparcar la rumoreada nueva subida del IVA, que sería la segunda de esta legislatura tras la practicada en julio en 2010. Si el apoyo de partidos nacionalistas como el PNV o Coalición Canaria se había encarecido tras el anuncio del adelanto electoral, cuánto más para dar su voto a subidas de impuestos.

Impuesto sobre Sociedades

En materia fiscal, la otra medida se refiere al Impuesto sobre Sociedades. "Habrá cambios de gestión por vía reglamentaria", han asegurado fuentes gubernamentales. Los cambios afectarán a la gestión de los pagos del impuesto y sus devoluciones, en ningún caso a los tipos. Éste, ahora, se paga fraccionado en tres periodos a lo largo del año. La modificación del calendario permite a Hacienda saber con qué ingresos cuenta desde el principio, en vez de esperar a cada periodo de los pagos fraccionados.

Esta medida tiene la virtud de que no necesita más que un cambio del reglamento del Impuesto sobre Sociedades, fácil de aprobar, en vez de tener que recurrir a un decreto-ley.

Fuentes cercanas al Gobierno aseguraron recientemente a este diario que, en relación al Impuesto sobre Sociedades, habrá incluso una rebaja del tipo para las pequeñas y medianas empresas.

Qué ofrecer a los mercados

Zapatero regresó ayer a Madrid desde Doñana para, por la mañana, seguir informando a los dirigentes políticos sobre la evolución de la crisis financiera y, por la tarde, analizar la situación económica en Moncloa con Salgado, el portavoz y ministro de Fomento, José Blanco, el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, el director de la Oficina Económica, Javier Vallés y el del gabinete, José Enrique Serrano.

Tras la reunión, la vicepresidenta aseguró que, por el momento, lo que tiene que ofrecer España a los mercados es "determinación en las reformas, seguridad en el cumplimiento del déficit y mejora de la gobernanza europea".

En este sentido, Zapatero coincidió después de hablar con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la necesidad de que "se aprueben cuanto antes" los acuerdos sobre el plan de ayuda a Grecia, así como la reforma del mecanismo europeo de apoyo a los países de la eurozona.

Igualmente, Salgado apuntó al decreto ley que aprobará el Consejo de Ministros del día 19 e incluirá, además de la modificación en la normativa de Sociedades, una racionalización del gasto farmacéutico, así como medidas para fomentar el empleo. La ministra mostró su confianza en que el dato de PIB, que mañana avanzará el Banco de España, irá "en línea con el crecimiento europeo".

Entretanto, el Rey Don Juan Carlos expresó su preocupación por la elevada prima de riesgo, según informó el presidente balear, José Ramón Bauzá, tras reunirse con el monarca en Palma. En el ámbito doméstico, Zapatero volvió a telefonear al líder del PP, Mariano Rajoy. Tras hablar con el presidente, Rajoy lanzó un mensaje claro de confianza en la economía: "España no va a ser rescatada porque es un país solvente". Zapatero también llamó al resto de portavoces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario