¿Palo o zanahoria? Las empresas incentivan más en tiempos de crisis

Área Gestión Empresarial
Formación y Becas de Estudio
Subvención a Empresas y Parados
info@campus-stellae.com
Tlf: +0034 981 94 08 09

Máster en Comercio Internacional 900€
Máster en Marketing Internacional 900€

En estos tiempos revueltos en los que las empresas viven -o más bien sobreviven- obsesionadas por el recorte, hay una partida en la que, lejos de meter la tijera, se muestran más espléndidas que en tiempos de bonanza: los incentivos.

Al menos así lo afirma un reciente estudio de la multinacional Sodexo. En él se dice, entre otras cosas, que el 63% de las empresas españolas realiza acciones de motivación interna para los empleados. Sobre todo, las que pertenecen al sector de la automoción, el de los seguros, las farmacéuticas y el gran consumo.

Y la gran sorpresa: las pymes de menos de 50 empleados invierten 715 euros por empleado en este tipo de acciones, mientras que en las compañías de más de 200 empleados esta cantidad baja hasta los 258 euros.

Sólo si es rentable

Blanca Benito es directora de este estudio y responsable del Área de Motivación de Sodexo y asegura que cada vez es más habitual ofrecer este tipo de recompensas a los trabajadores que mejor lo hacen en la empresa. Y añade un dato importante: ello no supone una merma importante en el presupuesto de las compañías, porque estas acciones "sólo se llevan a cabo si se han conseguido buenos resultados. Tienen que ser rentables".

El 58% de estos incentivos, señala el informe, se dan si se cumple con los objetivos anuales. El 38% de ellos son el premio por haber conseguido unos objetivos concretos y el 4% restante reconoce otros cumplimientos, que van desde la participación en eventos con empleados hasta la participación en concursos de ideas.

Otra de las conclusiones que se extraen del estudio es que el 45% de estos incentivos se traduce en dinero en metálico. Le siguen los viajes y las estancias en hoteles en un 17% y la tercera categoría engloba desde cenas hasta días libres.

Lo importante, dice Blanca Benito, es que no se recompense a los empleados siempre de la misma forma y que se le ofrezcan distintas posibilidades para acertar con sus gustos. "Sí, regalar un MP3 está muy bien y puede que haya gente a la que le guste, pero si cada año recibes uno lo más probable es que acabes montando un negocio vendiéndolos en Ebay", bromea.

Quizá por eso los gustos de los premiados difieren algo de la oferta. El 25% de estos beneficiados escogen el merchandising, el 20% prefiere un viaje o una estancia en un hotel y el 13% se queda con el dinero en metálico.

"Al final, la gente es muy normal y quiere hacer cosas normales. Recuerdo una compañía que ofreció un viaje para dos personas a Tailandia y no obtuvo un buen resultado. Se cambió por dos semanas de estancia en Ibiza y funcionó muy bien", recuerda Blanca Benito.

Las grandes 'ayudan' más

En cuanto a la diferencia de inversión entre pequeña y gran empresa, la directora del Área de motivación de Sodexo comenta que la clave está en que las grandes "dan más beneficios sociales a sus empleados". Benito apuesta por un catálogo de puntos como el que tiene, entre otras compañías, Sutter Ibérica.

Esta filial del fabricante de productos químicos para higiene profesional apenas tiene 15 trabajadores en España, pero su plan de incentivos es de lo más variado. Su director comercial, Rafael Tomás, es activista convencido de la efectividad de este tipo de iniciativas: "Si pretendes sobrevivir en el mercado, tienes que hacerlo, y sobre todo en épocas de crisis. Si no, ese esfuerzo extra no se consigue".

La compañía tiene repartidos por España 70 distribuidores de los que depende a su vez una red de ventas. "Incentivamos a esos más de 200 vendedores", dice Tomás. "Lo que pasa es que antes lo hacíamos llevando en el coche diez calculadoras y repartiéndolas en mano. Hoy tenemos una plataforma informática en la que cada vendedor escoge el regalo que quiere", añade.

Estos regalos por puntos son para la red de vendedores, aunque los incentivos que esta pyme tiene para parte de su personal interno -área técnica y jefes de zona- son sólo en metálico.

En gigantes empresariales como L'Oréal, por ejemplo, el programa de puntos se hace fundamentalmente en la division de productos profesionales. Fuentes de la compañía indican que entre los premios más recientes está una consola Play Station 3, de Sony.

Incentivos pero no puntos

Por otro lado, hay empresas que han cambiado los catálogos de puntos por otro tipo de incentivos. Es el caso del Grupo Damm. Este catálogo se utilizó durante mucho tiempo para el canal de hostelería, pero desde hace unos tres años se cambió por otro tipo de acciones.

"Creemos que para el punto de venta hay muchas cosas más interesantes que ofrecer, como una variada gama de productos y buenos precios", dicen desde la empresa cervecera. Además, también hacen otro tipo de acciones. Por ejemplo, para el canal de alimentación se hacen programas promocionales ad hoc con el cliente (las cadenas), e incluso packs específicos directamente para el consumidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario