Navegación sencilla, lenguaje directo: cómo diseñar un escaparate 'online'

Área Gestión Empresarial
Formación y Becas de Estudio
Subvención a Empresas y Parados
info@campus-stellae.com
Tlf: +0034 981 94 08 09

Máster en Comercio Internacional 900€
Máster en Marketing Internacional 900€

Carlos Aires utiliza las estadísticas oficiales para explicar la importancia de un escaparate en cualquier proceso de venta. "Se estima que el 25% de los clientes lo son por el efecto directo de esta parte de la tienda", dice. Trabaja como director general de Marketing Jazz, firma de diseño de interiores para empresas, y sabe que la fachada es la mejor tarjeta de visita posible.

Pero si hay competencia en el comercio tradicional, en los escaparates online esta rivalidad es aún más feroz. "El usuario de Internet puede compararte rápidamente con otra web, así que tienes que retenerlo en tu página el máximo tiempo posible", cuenta Iván Argiles, director general de outletic.com, una web que vende artículos de deporte. "En Internet la competencia está a dos clicks", dice Antonio Guzmán, responsable de temas web de la consultora BCN Binary.

Así que si usted es dueño de un comercio online o tradicional, aquí van unos cuantos consejos para hacer del diseño del escaparate el mejor anzuelo para sus clientes:

Escaparate 'online'

La clave está en tener una navegación sencilla. Y sobre todo, anunciar rápidamente lo que vendemos. "Con el primer click el cliente tiene que ver qué producto puede comprar. Si no, se acabará yendo a la competencia", comenta Iván Argiles, director general del outlet de artículos de deporte Outletic.com.

También en ese primer o segundo golpe de ratón debe quedar clara la seguridad en los medios de pago. Debe aparecer en un lugar destacado de la página para que la gente "pierda el miedo a introducir su número de tarjeta", cuenta. Y muy importante: hay que dar varias oportunidades de pago al cliente.

Web informativa y acorde al producto

Igual que en un comercio tradicional se valoran, entre otras cosas, la limpieza del local, que te guste el escaparate y la amabilidad del vendedor, en Internet el éxito también depende de varios factores. Cuatro sobre todo, según indica Antonio Guzmán, de BCN Binary: "Explicar muy bien el producto, la garantía de pago, de devolución y contar cómo se gestiona la venta".

El diseño de la web tiene que identificar claramente el producto y el cliente al que nos dirigimos, comenta Antonio Alcántara, fundador de Ofertix. Una forma de hacerlo es a través del lenguaje . "Si el cliente busca ropa, hay que cuidar el diseño, los colores y hasta el tipo de letra. Pero el que busca software lo que quiere ver enseguida es la descripción con las características técnicas de lo que queremos vender", asegura. El producto, en cualquier caso, debe aparecer ordenado y segmentado.

En cualquier caso, sea lo que quiera mostrar en su fachada, hágalo con un escaparate navegable y fácil de usar. Y es obligado dar la máxima información a los clientes con un lenguaje preciso y directo . "El cliente teme la letra pequeña", cuenta Biladi Luján, directora de marketing de la empresa de soluciones web para pymes Ozongo, que tiene clientes como MRW.

Atractivo de la marca y redes sociales

Otro de los aspectos importantes es que si el comercio cuenta con buenos proveedores, debe aparecer el nombre en un lugar destacado del escaparate . "Convertirlos en aliados de tu negocio ayuda a la marca", comenta Guzmán.

Y ojo con lo que vende: si es marca propia, tiene toda la libertad para crear un estilo, pero si lo que vende es marca de otros, hay que respetar su imagen para evitar confundir a los clientes.

Por último, dos consejos no menos importantes: no todo lo tangible es vendible por Internet, así que no siempre funciona colgar el cien por cien de tu catálogo y esperar a que acudan los clientes. Es la marca la que debe ir a pescarlos. Biladi Luján explica que lo mejor son las "llamadas a la acción a través de mensajes, no un listado de productos sin más". ¿Otra técnica? Cómo no, las redes sociales.

Escaparate tradicional

"Un escaparate cumple las mismas funciones que una valla publicitaria que está ubicada a la altura de los transeúntes en las mejores calles comerciales. Debe comunicar en poco tiempo y de forma directa no sólo prendas o artículos concretos, sino también cómo es la marca". Son palabras de Juan Manuel Gil, responsable de Visual Merchandising de la marca de moda Hoss Intropia.

Hay trucos para conseguirlo. El primero es evitar dirigirse a todo el mundo "anteponiendo la claridad de imagen al exceso de oferta (que no producto)", dice Carlos Aires. Desde la escuela de escaparatismo Artidi recomiendan colocar más decoración y menos producto si se quiere prestigio y colores vivos y letras grandes si nuestro punto fuerte es el precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario