Cómo ser padre primerizo y no morir en el intento de... trabajar

Área Gestión Empresarial

Instituto Europeo Campus Stellae

Formación y Becas de Estudio

Subvención a Empresas y Parados

Tlf. 981940809 Móvil 0034 + 630327998

Máster en Marketing Internacional: Ahora 900€






A veces se hace muy difícil para los padres que trabajan el cuidado de un recién nacido. Aunque es inevitable perder horas de sueño, el cansancio y el estrés 'nocturno' de los primerizos se puede convertir en una verdadera pesadilla cuando se pretende ser productivo al día siguiente en el trabajo. Una condición que se agudiza en estos tiempos en los que la presión y el miedo a perder el empleo están en el ambiente debido a la crisis.

Está demostrado que si el cuerpo no recibe las horas de descanso que necesita, se verá afectada la capacidad de aprendizaje, la memoria o la concentración del trabajador.

Pero, ¿qué opciones hay para enfrentarse al reto de ser padres trabajadores y no morir en el intento? Para aquellos privilegiados que puedan, echarse la siesta junto a su bebé es la opcion más deseada, eso sí, si tiene jornada reducida. Pero, y ¿para los demás? elEconomista.es le enseña cuatro puntos claves para mantener la productividad a pesar de tener a un bebé en casa, según publica MarketWatch.

Hacer deporte y comer con moderación

Mientras que el café puede ser de ayuda, las madres que dan el pecho a sus hijos deben limitar su ingesta diaria. Así que para mantenerse concentradas en el trabajo, deben comer menos, hacer algo de deporte y beber mucha agua.

Mantener los hábitos

Un mes después del nacimiento, los bebés desarrollan una cierta flexibilidad en su horario de alimentación. Es el momento de que los padres establezcan una rutina. Aunque pueda ser duro en un principio, hay que acostumbrar al pequeño de la casa a unos horarios. El fin de semana es un buen momento para hacer la prueba.

Perspectiva

Teniendo en cuenta la importancia y la responsabilidad que supone traer una nueva persona el mundo, no hay que dejar de lado el resto de lo que forma parte de la vida, hay que saber mantener la perspectiva.

Dejar que llore

Aunque cueste, los padres que trabajan tienen que tratar de adoptar un horario de sueño y cumplir esa disciplina. Sobre todo en el caso de los primerizos a los que les cuesta resistir la tentación de calmar a sus hijos cuando lloran durante la noche. Una vez que se establecen unos límites, los bebés se suelen adaptar con rapidez, así que paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario