¿Cual es la probabilidad de una depresión?


Todo el mundo habla estos días de una grave recesión e incluso de depresión (técnicamente, una caída del PIB o del consumo superior al 10%, algo que no ocurre en EEUU desde los años 30), y de que ése es el escenario que descuenta el derrumbe de las bolsas. Pero, ¿cuál es la probabilidad real de que eso ocurra? ¿Y cuánto durará?

El profesor de Harvard Robert Barro ha elaborado un estudio histórico para dar respuesta a estas preguntas, del que concluye que hay un 20% de probabilidades de tener una depresión.

Para ello, toma datos desde 1870 y no sólo de EEUU -donde sólo ha habido dos depresiones, la de 1917-21 y la de 1929-33-, sino de 33 países, para establecer la relación entre las depresiones económicas y los crashes del mercado, definidos como una caída superior al 25% desde máximos. Su primera conclusión es que existe una conexión clara entre las depresiones y los desplomes de la bolsa. Algo que parece contradecir la famosa frase de Paul Samuelson: "La bolsa ha predicho nueve de las cinco últimas recesiones". Pero que Barro sostiene sobre la base de los datos históricos.

En efecto, de los 251 crashes del mercado identificados en ese tiempo y en todos esos países, hay 71 casos en que coincidieron en el tiempo con depresiones económicas. El más famoso es el de la Gran Depresión, cuando Wall Street sufrió una caída del 55% entre 1929 y 1931, y la economía se contrajo un 25% entre 1929 y 1933. Ahora bien, muchos de estos casos coincidieron con guerras, y Barro los elimina del estudio porque los conflictos actuales de Irak o Afganistán no pueden compararse con las dos guerras mundiales.

Una vez eliminados, quedan 209 crashes del mercado y 59 depresiones, con 41 casos en que coincidieron en el tiempo. De eso se deduce que la probabilidad de una depresión después de un desplome de la bolsa es del 20%, y hay un 2% de probabilidades de una gran depresión (caída superior al 25% del PIB). Si lo miramos desde el otro lado, hay una probabilidad del 69% de que las depresiones 'menores' sean anunciadas por una caída de la bolsa, y del 83% en el caso de las 'mayores'.

La segunda conclusión, por tanto, es que los períodos de tiempo sin desplomes de la bolsa son seguros porque las depresiones económicas son muy poco probables. Sin embargo, los períodos en que se producen crashes del mercado, como el actual, suponen una grave amenaza. Con una probabilidad de uno entre cinco de que la actual recesión se convierta en una caída del PIB o del consumo superior al 10%.

El lado positivo de esta conclusión es que hay un 80% de probabilidades de evitar una recesión, claro está. De hecho, EEUU sufrió un crash de la bolsa en 2000-2002 (del 42%) y en 1973-74 (del 49%) y, en ambos casos, sólo experimentó recesiones moderadas. "Por tanto, si tenemos suerte, la actual crisis también será moderada, aunque probablemente peor que otras recesiones posteriores a la Segunda Guerra Mundial, incluyendo la de 1982 (la peor sufrida por EEUU desde entonces)", sentencia Barro.
¿Recuperación en 2010 o en 2012?

En ese escenario favorable, es posible que se cumpla la predicción de Bernanke de que la economía se recupere en 2010. Por el contrario, las 59 depresiones que no coinciden con una guerra tuvieron una duración media de casi cuatro años; si estamos en una depresión, eso significa que no habrá una recuperación sustancial hasta 2012.

Después de este análisis, publicado ayer en The Wall Street Journal, Barro entra en las soluciones políticas para la crisis. Admite que deben considerarse medidas radicales si reducen la probabilidad y la dimensión de una depresión, pero recuerda que muchas acciones gubernamentales -como varias de las adoptadas por Roosevelt durante los años 30- hacen peor el remedio que la enfermedad.

"Desearía poder confiar en que la batería de medidas que ya están en marcha en EEUU y aquellas que están por venir serán de ayuda. Pero creo más probable que la economía se recuperará en algún momento a pesar de estas políticas, y no gracias a ellas", opina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario