La Estatua de la Libertad, un crowdfundig en el siglo XIX.


El crowdfunding es un sistema que permite reunir una cantidad de dinero entre un grupo de personas para apoyar una determinada iniciativa sin la necesidad de recurrir a ninguna entidad de crédito. Se diferencia del crowdlending en que los cofinanciadores, que son aquellas personas que apoyan el proyecto, no reciben una contraprestación monetaria por su colaboración, aunque generalmente suelen recibir recompensas diversas como descuentos o la posibilidad de optar a un puesto de trabajo.

 

 

 

Esta fuente de financiación alternativa surge en la década de los 90 a raíz del desarrollo de internet, sin embargo, podemos encontrar ejemplos de financiación colectiva de hace más de 100 años:

El 17 de junio de 1885 la Libertad Iluminando el Mundo, más conocida como Estatua de la Libertad, llegaba, desarmada en 350 piezas, al puerto de Nueva York. Se trataba de un regalo que le hacía Francia a Estados Unidos para la conmemoración del centenario de la Declaración de Independencia y para garantizar la alianza franco-estadounidense.

Para poder instalar la estatua era necesario que ésta se alzase sobre un pedestal tan alto como la propia estatua. Puesto que los franceses habían asumido la construcción y el montaje de la estatua, la construcción de la enorme base fue confiada a los estadounidenses. Sin embargo, solamente se consiguió reunir la mitad del dinero necesario para la construcción del pedestal, pues el Comité Americano para la Estatua de la Libertad se quedó sin fondos.
 Para solucionar el problema de financiación, el editor por aquel entonces del New York World, Joseph Pulitzer, a través de este periódico, llevó a cabo una campaña en la que pedía a los ciudadanos neoyorquinos que contribuyesen a la financiación del pedestal con la cantidad que cada uno pudiese aportar y sin importar lo pequeña que ésta fuese.

“ Los 250.000 dólares para los gastos de la estatua fueron desembolsados por los ciudadanos franceses, hombres de trabajo, los comerciantes, las chicas de la tienda, los artesanos, sin distinción de clase o condición. Respondamos de la misma manera. No esperemos a los millonarios que nos dan este dinero.” Con este mensaje publicado en marzo de 1885 en el New York World, Pulitzer trataba de motivar a los ciudadanos neoyorquinos para que realizasen donaciones.

Además de llevar a cabo una importante campaña publicitaria, el New York World estableció un sistema de incentivos para atraer donantes: los nombres de los aportantes eran publicados en el periódico. Además, las personas que donaban más de un dólar recibían una miniatura de la estatua.



El pedestal de la Estatua de la Libertad en su proceso de construcción.


Finalmente, tras cinco meses en los que cientos de miles de donantes iban entregando pequeñas sumas de dinero de un dólar promedio cada una, el 11 de agosto de 1885 la campaña llegaba a su fin. Cabe destacar que la mayor parte de las donaciones procedían de gente humilde, con trabajos mal remunerados. Pultizer obtuvo una recaudación total de 100.000 dólares con los que llevar a cabo la construcción de la base. Esta cantidad de dinero suponía en aquella época una importante suma, pues equivaldría a día de hoy a unos 3 millones de dólares.

La Estatua de la Libertad fue inaugurada el 28 de Octubre de 1886, y desde entonces se ha convertido en el principal símbolo de la ciudad de Nueva York. Todo gracias a una campaña de financiación colectiva en pleno siglo XIX.




Másteres y cursos Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998

No hay comentarios:

Publicar un comentario