La caída de precios se extiende por la eurozona y afecta ya a cinco países

Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998


El número de socios del euro que sufren caídas de precios se amplió a cinco en marzo tras el regreso de España a un grupo que no era tan amplio desde diciembre de 2009, según los datos que ha publicado Eurostat. En el conjunto de la eurozona, el índice de precios al consumo armonizado (IPCA) se situó en el 0,5%, dos décimas menos que en febrero, tal y como ya había avanzado la oficina de estadística europea hace unas semanas.

Eurostat atribuye el frenazo principalmente a la caída de los precios de los carburantes y el transporte y las telecomunicaciones. Los servicios, que condicionan cerca de la mitad del IPCA, redujeron su tasa del 1,3% al 1,1% frente a marzo de 2013 porque en aquel mes se celebró la Semana Santa, lo que suele encarecer los productos vinculados al ocio, restauración o viajes. Por eso, se espera una recuperación en los próximos meses.

La previsión de un repunte a corto plazo fue, precisamente, uno de los motivos esgrimidos por Mario Draghi para no moverse de su postura. El presidente del BCE optó a principios de mes por mantener su táctica de esperar y ver antes de tomar eventuales medidas contra el riesgo de deflación. Eso sí, garantizó que el consejo ejecutivo del banco central es unánime sobre la necesidad de debatir una respuesta en caso de que los precios sigan cayendo. Reanimar la inflación haría más fácil la recuperación, sobre todo en los países del sur de Europa que están inmersos en la reestructuración de sus economías.

Este miércoles, precisamente, Eurostat ha confirmado que cuatro de los cinco miembros de la eurozona con tasas negativas del IPCA son de la periferia: Portugal (-0,4%), España (-0,2%), Grecia (-1,5%) y Chipre (-0,9%), todos bajo un serio programa de recortes, reformas y de devaluación interna para impulsar la competitividad perdida —con lo que al menos los salarios no pierden poder adquisitivo—. A ellos se ha unido desde febrero Eslovaquia, donde los precios caen un 0,2%.

Advertencia a España

Entre este grupo, sin embargo, destaca España. El FMI le señaló hace apenas una semana como el país con un mayor riesgo de deflación. El organismo que preside Christine Lagarde exigió ante este panorama de precios a la baja que recorre Europa al BCE una respuesta. Y "cuanto antes, mejor", advirtió su economista jefe, Olivier Blanchard.

En su informe, el Fondo afirmaba que “dado el débil y frágil crecimiento y la inflación muy baja, son necesarios más estímulos monetarios para alcanzar los objetivos de inflación del BCE, por debajo pero cerca del 2%”. Para ello, recordaba las posibilidades que se han planteado: nuevas rebajas de los tipos de interés (ya en un suelo histórico del 0,25%), tasas negativas de depósitos (que resten atractivo al ahorro y favorezcan el crédito) y operaciones refinanciación de largo plazo para las pymes, entre otras.

Riesgos de la deflación

En líneas generales, el problema de la deflación —que consiste en caídas de precios sostenidas en el tiempo— es que pospone las decisiones de gasto de las familias ante la previsión de que los productos y servicios se abaratarán en el futuro. También dificulta la reducción de las deudas, ya que provoca que los tipos de interés reales sean más altos, haya que dedicar más recursos a pagarla y se detraigan de otras actividades que ayudarían al crecimiento. Además, para los países que necesitan mejorar su competitividad, el hecho de que los precios estén cayendo también en el resto de Europa hace que sus esfuerzos sean menos eficaces.

A este respecto, solo tres de los socios del euro están fuera de lo que el propio Draghi calificó de "zona de peligro". Con estas palabras, el presidente del BCE se refería a una inflación inferior al 1%. Los países que superan este nivel son Finlandia (1,3%), Austria (1,4%) y Malta (1,4%). En cuanto a las grandes economías del euro, el IPCA de Alemania bajó del 1% al 0,9% en marzo, en Francia pasó del 1,1% al 0,7% y, en Italia, el frenazo fue de una décima, hasta el 0,3%.


Noticia: http://economia.elpais.com/economia/2014/04/16/actualidad/1397639727_802843.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario