La oficina en casa: así aprovechan las pymes la fórmula del teletrabajo

Instituto Europeo
Campus Stellae
Máster en Gestión y Dirección
de Empresas (MBA)
www.campus-stellae.com
Becas del 70% en nuestros Cursos y Másteres y becas especiales para desempleados y autónomos. Bolsa de empleo para nuestro alumnado
  • Quienes apuestan por él lo hacen para ahorrar costes

Hoy se conmemora el Día de la Oficina en Casa, una iniciativa del Ministerio de Industria y Microsoft, en colaboración con otros organismos, empresas y asociaciones, con objeto de concienciar y promover el desarrollo de un modelo de trabajo más flexible.

Para ello, se hará público un análisis con los resultados que algunas empresas han obtenido en Europa, en materia de incremento de productividad, reducción de costes y mejora de clima laboral, aplicando políticas de horarios flexibles y teletrabajo. El pasado mes de abril, este medio ya adelantó que, de acuerdo con una investigación de la Cámara de Comercio de Navarra, el teletrabajo ahorra 1.200 euros por empleado y año.

Hay ejemplos que así lo atestiguan... la mayoría de ellos en grandes empresas, como BBVA, que ha realizado una prueba piloto en la que se ha constatado un aumento de la productividad del 15 por ciento. Pero, ¿qué es lo que pueden obtener las pequeñas empresas? ¿El teletrabajo sólo funciona a partir de un cierto tamaño o también es una fuente de ahorro de costes e incremento de la productividad en la pyme? En este segmento, también hay casos que confirman lo experimentado por BBVA.

Flexibilidad en origen

Un caso significativo es el de Electrogeneral, una micropyme especializada en el comercio electrónico de aparatos electrodomésticos cuyos socios trabajan desde sus respectivos hogares, sin oficinas ni centros neurálgicos. Así lo explica uno de ellos, Vanesa Ruiz: "Con las tecnologías que tenemos hoy día es muy fácil. Nosotros estamos siempre conectados a través de Internet, y cuando tenemos que coordinarnos lo hacemos por Skype (un servicio gratuito de videollamadas)".

En el caso particular de Electrogeneral, se trata de una aplicación del teletrabajo en origen, desde la puesta en marcha del nuevo plan de empresa cuando Ruiz obtuvo una línea de financiación a través de Avalmadrid. "La compañía ya lleva dos años funcionando, pero nosotros lo que hemos hecho ha sido comprar el dominio en traspaso. Yo he vivido 14 años fuera de España y en Estados Unidos, por ejem- plo, lo de tener una oficina ya se concibe sólo para cosas concretas, visitas de clientes y demás. Porque el resto de tareas se pueden hacer perfectamente desde casa. Y eso es un ahorro".

Electrogeneral opera en el sector del comercio online, lo que ya de por sí predispone a pensar que la adaptación a un modelo de trabajo desde puestos remotos es más sencillo. ¿Pero qué pasa cuando de lo que se trata es de implantar estas políticas en una pequeña fábrica?

"Nosotros planteamos en su día la posibilidad del teletrabajo para las tareas administrativas, pero vimos que no era necesario". Ésta es la experiencia que aporta Mercedes Navarro desde IPGFlexo, una pequeña empresa de 22 empleados especilizada en impresión de papel de regalo.

Más fácil en las pequeñas

Lo que sí hicieron fue buscar una política de flexibilidad horaria que permitiera a los empleados conciliar vida laboral y personal. "Cada persona del departamento de administración y comercial se gestiona su horario en función de la organización del trabajo. Lo que fo- mentamos es la responsabilidad de cada uno". Esta política llevó a esta compañía a ganar en 2008 el Premio a la Mejor Política de Conciliación en Fuenlabrada (Madrid).

"También hemos reducido el absentismo a cero y ha aumentado la satisfacción de los empleados", cuenta Navarro, para quien este tipo de políticas, tan frecuentes en la gran empresa, "son más fáciles de implantar en las pequeñas, porque somos menos gente. Otra cosa es que no exista inquietud por hacerlo, porque esto tiene que partir desde arriba, desde el equipo directivo".

Jesús María Pampyn, director general de Service y presidente del comité de RSC de Siemens, también cree que "el tamaño facilita la implantación de estas políticas. Las pymes lo pueden hacer más fácil y rápido, porque pueden comunicarlo mejor a sus empleados". Sin embargo, no basta con proponerlo: "Hace falta formar a la gente para que conozca en qué consiste exactamente". Otro riesgo a evitar es que trabajar desde casa se termine convirtiendo en vivir en la oficina. "Yo trabajo más desde que lo hago desde casa", afirma Fernando Pimentel, asesor de empresas. "Pero compensa. La flexibilidad es mucho mayor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario