¿Ha llegado el momento de decir adiós a la televisión y el DVD?

Instituto Europeo
Campus Stellae

Máster en Gestión y Dirección
de Empresas (MBA)
www.campus-stellae.com
Becas del 70% en nuestros Cursos y Másteres y becas especiales para desempleados y autónomos. Bolsa de empleo para nuestro alumnado

El número de propietarios de televisiones en Estados Unidos ha caído por primera vez en dos décadas, pasando del 98,9% al 96,7%, según un reciente estudio lanzado por Nielsen. Un porcentaje que, aunque no parece tan drástico, muchos en la industria televisiva ya están empezando a preguntarse si es sólo el principio del peor de los presagios.

La televisión ha sido el medio dominante del ecosistema informativo y de entretenimiento desde hace décadas y, si este orden está cambiando, no sólo afectará a la industria mediática directamente. La política en muchos países de Occidente, por ejemplo, está muy dirigida y dominada por las grandes cadenas de televisión.

Es posible que esta caída se deba simplemente a una tendencia pasajera. En Estados Unidos ha aumentado la pobreza como resultado de la crisis económica, y el paso de la televisión analógica a la digital también puede haber acelerado esta caída. Si una gran parte de los hogares que sin televisión tiene ingresos inferiores a los 20.000 dólares, parece bastante lógico que no puedan permitirse comprar una nueva. Una situación que ya se vivió en 1992 cuando, después de una época prolongada de recesión, el número de hogares sin televisión aumentó.

Aunque podría ser que esta nueva situación sea sólo el anuncio de lo que está por llegar. Una de las razones es que, entre las generaciones más jóvenes, tener una televisión ya no es algo imprescindible. Cada vez hay menos jóvenes que se llevan una televisión cuando van a estudiar a la universidad y, aunque son generaciones que consumen más contenidos en vídeo que nunca, lo hacen cada vez más a través de dispositivos como tabletas, móviles o portátiles.

Una situación que no implica necesariamente que la televisión tradicional esté acabada. Hay programas, como grandes galas o eventos deportivos, para los que la televisión es su gran aliada. Pero, al mismo tiempo, las cadenas tendrán que aceptar que los horarios de programación ya no serán la norma.

Por otro lado, no sólo la industria televisiva está viendo como cambia todo su modelo. También el negocio cinematográfico está siendo afectado por estos cambios. Según un estudio de Digital Entertainment Group, que representa a los estudios cinematográficos y a las compañías de productos electrónicos de consumo, las ventas de DVDs en Estados Unidos han caído un 20% interanual. Las ventas de DVDs suponían la principal fuente de ingresos en Hollywood, pero los servicios de vídeo en streaming como Netflix no dejan de ganar mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario