Falsear partes de trabajo es causa de despido procedente

Área Gestión Empresarial
Formación y Becas de Estudio
Subvención a Empresas y Parados
info@campus-stellae.com
Tlf: +0034 981 94 08 09

Máster en Comercio Internacional 900€
Máster en Marketing Internacional 900€

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha confirmado una sentencia de un Juzgado de lo Social en la que declara procedente un despido de un trabajador que falseó partes de asistencia al trabajo. El TSJ convalida la extinción del contrato de trabajo suscrito por las partes y deja al empleado sin derecho a indemnización ni a salarios de tramitación.

El trabajador, con la categoría profesional de encargado en la empresa, ordenó al vigilante de seguridad de turno, con quien la empresa principal tenía subcontratada el servicio de vigilancia y de controlar la asistencia de los sábados, que apuntara en los partes de trabajo de cuatro sábados a distintos trabajadores de una empresa subcontratista en determinadas horas.

Asimismo, le advirtió de que no comunicara estos hechos a sus superiores porque no lo entenderían. Posteriormente, los vigilantes comunicaron a la empresa principal los hechos mediante un parte interno. Dada la frecuencia de estas faltas de asistencia, la empresa lo puso en conocimiento de la empresa subcontratista. Tres meses más tarde le requirió por fax el reintegro de las cantidades cobradas indebidamente por horas no realizadas. A renglón seguido, le despidió.

El trabajador se defendió alegando que, como encargado de planta, tenía facultades para organizar el trabajo de los demás empleados, de modo que las horas que constaban en los partes y que, en realidad, no se realizaron, eran recuperadas otros días en atención a las peticiones realizadas por los trabajadores.

Estos motivos no han sido aceptados por el Tribunal Superior de Justicia, que incide en la extralimitación del ejercicio de sus funciones organizativas, como en el engaño y falsedad de los hechos descritos. Entiende que esta conducta es contraria a la buena fe contractual, que supone un abuso de confianza grave y culpable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario