¿Sin tabaco en el bar? Sanidad calcula que se ahorrara 6.100 millones al año

Área Gestión Empresarial

Instituto Europeo Campus Stellae

Formación y Becas de Estudio

Subvención a Empresas y Parados

Tlf. 981940809 Móvil 0034 + 630327998



¿Qué efectos económicos tendrá la nueva Ley Antitabaco, que prohibirá fumar en todos los bares y restaurantes? La Federación Española de Hostelería (FEHR) ha asegurado que la medida provocará unas pérdidas de 11.000 millones al año, el cierre de 70.000 establecimientos y la eliminación de más de 200.000 puestos de trabajo.

Pero el Gobierno no se lo cree. El Ministerio de Sanidad ha presentado un informe sobre el impacto económico y social de la nueva normativa que no deja lugar a dudas.

En este análisis, que va firmado por la ministra Trinidad Jiménez, y al que ha tenido acceso elEconomista, se asegura que el objetivo económico que persigue la ley es "reducir los costes sanitarios vinculados al tabaquismo: 7.695 millones de euros anuales sólo por las cinco principales enfermedades asociadas (EPOC, asma, enfermedades coronarias, cerebrovascuales y cáncer de pulmón)".

El ahorro de Sanidad

Pero, ¿a cuánto ascenderá el ahorro? Basándose en la previsión de la CNPT, el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, una organización integrada por asociaciones y profesionales sanitarios, "la actual ley en vigor generará en 2010 un ahorro de más de 560 euros por fumador y año, una cantidad que se incrementará notablemente con la reforma propuesta". Teniendo en cuenta que, según las últimas encuestas publicadas, el número de fumadores en España ronda los 11 millones, esto equivaldría a un ahorro anual de unos 6.160 millones de euros.

Aprovechar la Presidencia

En el informe, Sanidad explica que "la Comisión Europea ya ha propuesto que en el año 2012 todos los países prohiban fumar en bares y otros establecimientos de hostelería" e insiste en que "la Presidencia española de la UE en el primer semestre de 2010 es una magnífica oportunidad para resolver esta cuestión pendiente, antes de que nos obliguen". Además, recuerda que España debe cumplir con sus obligaciones como Estado parte del Convenio Marco de la OMS para el control del tabaco, en especial con las directrices establecidas sobre la protección contra la exposición al humo.

Sanidad intenta tranquilizar además a los empresarios de la hostelería al asegurar que distintos estudios realizados en Irlanda, Reino Unido, Italia o la ciudad de Nueva York reflejan que las normativas más restrictivas que la española vigente no generan perjuicios económicos a los sectores afectados. Al Gobierno, desde luego, ejemplos no le faltan.

En Irlanda, según se dice en el informe, en el año siguiente a la aprobación de la ley, los ingresos de los bares y restaurantes se redujeron un 3,3 por ciento menos que en los tres años previos. Y no sólo eso. En Reino Unido, la norma entró en vigor en marzo de 2008 y en octubre, los datos oficiales revelaban ya que la apertura de locales creció un 6 por ciento en el caso de los bares y un 14 por ciento en el de los locales abiertos las 24 horas.

En Italia, una encuesta de ámbito nacional reflejó que el 9,6 por ciento de la población acudía con más frecuencia que antes al bar y en Nueva York, un año después de que se adoptara una medida similar, las ventas en la hostelería crecieron un 8,7 por ciento y el sector creó más de 10.600 nuevos puestos de trabajo.

España, a la altura de Corea del Norte

Javier Blanco, portavoz del Club de Fumadores por la Tolerancia, asegura no obstante que el informe tiene numerosas incorrecciones y que "España no se equiparará a los países mencionados, sino a Corea del Norte". Blanco explica que "ningún país de la UE, salvo Irlanda, ha prohibido el tabaco, sino que admite excepciones". Asimismo, da la razón a los hosteleros, advierte que en Irlanda lo que pasó realmente es que desaparecieron 1.500 establecimientos y recuerda que la recomendación de Bruselas, que no es vinculante, en ningún caso habla en concreto de la hostelería.

Pero Jiménez no ceja en su empeño y concluye que "las investigaciones más solventes han demostrado que estas legislaciones tienen efectos neutros o positivos concretamente en el sector de la hostelería. No sólo hay observaciones sobre la satisfacción de los turistas, sino que además, se han demostrado efectos económicos positivos derivados del aumento de la productividad y la reducción de costes por enfermedad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario