¿Finanzas, ventas o marketing? Si quiere trabajo, esto es lo que hay



¿Cómo cambiar de empleo y pasar de trabajar en una pyme a una empresa grande? Nadie conoce la respuesta exacta a esta pregunta, pero es seguro que el primer paso es presentar un currículum en condiciones. Liliana Tamayo es una de las personas que está dispuesta a conseguir este cambio. "He estado un tiempo en una empresa más pequeña y me quedé estancada, así que quiero algo que me permita más movilidad", dice.

Liliana es una de las alumnas de MBA que pululan estos días por la feria de empleo organizada por el Instituto de Empresa y en la que, hasta el viernes, 23 compañías distintas cada día montan un stand con los perfiles que necesitan.

Avon es una de las empresas que participa en el evento. La directora de comunicación de la compañía destaca que "el perfil de cualificación de los visitantes de estas ferias es muy alto, así que nuestra idea es guardar los currículum para cubrir actuales y futuras necesidades, sobre todo en finanzas y marketing ".

A veces, los candidatos no sólo entregan su CV, sino que buscan empresa a empresa cómo vender sus supuestas cualidades profesionales. Pero, ¿qué están dispuestos a hacer los candidatos por encontrar un empleo o cambiar a una empresa más grande? ¿Estarán dispuestos a marcharse de su ciudad o su país, o, sencillamente a tener un horario que no les permita combinar lo laboral con el ocio? ¿Qué tipo de empresa buscan?

Los bancos, hasta arriba

Empezando por el final, parece claro que la situación económica se nota y por eso las compañías que llevan el marchamo de ser las más solventes, también son quienes reciben más peticiones de trabajo. Entre ellas, claro, están el Grupo Santander y BBVA.

Pero no son el único sector pujante. Las farmacéuticas también gozan de buena reputación. Este es el caso de la farmacéutica Grü- nenthal. Un representante de su departamento de Recursos Humanos desvela que en poco tiempo han recibido unos cuantos currículos. "De momento llevamos cuatro, pero todos tienen experiencia. Nos sirven para enriquecer nuestra base de datos", cuentan.

Confiesan que la crisis se nota, que reciben muchas más candidaturas que antes, pero que sigue siendo difícil encontrar gente con talento y experiencia. "Hemos estado en otras ferias de empleo y era todo más variopinto. Había un montón de estudiantes sin prácticas. Gente que se ha pasado siete años para terminar una carrera y no ha trabajado en nada....", cuentan.

El 70% buscan comodidad laboral

No saben cómo les resultará la experiencia, pero reprochan a las nuevas generaciones que estén obsesionadas con la comodidad laboral. "Y no sólo en cuanto al horario, sino a la distancia a la que se encuentra el trabajo y el puesto al que se refiere la oferta ", dicen.

De eso sabe también Liliana Tamayo, que nota a sus 32 años la diferencia con los ahora salidos del horno universitario. "Creo que un 70% de mis compañeros prefiere la comodidad y no se creen que esté dispuesta a irme hasta, por ejemplo, Aranjuez, si encuentro el trabajo de mi vida", señala.

Rosalía Rodríguez es directora de esta feria de empleo y nos cuenta que este año hay novedades. Curiosamente, más empresas de lujo y una nutrida representación de empresas indias, como Infosys y Tata. En su opinión, no hay crisis que valga. "Los que se empeñan en buscar trabajo al final encuentran", comenta convencida. Eso sí, añade, utilizando todos los canales que tenemos disponibles.

Laura Gandía está a punto de terminar el MBA Internacional y sus esfuerzos se centran ahora en buscar empleo. ¿Alguna petición concreta? Durante cuatro años ha sido product manager en el sector del gran consumo y su intención es seguir en ese mismo perfil. "Pero en España, por favor", dice. Y cuenta sus periplos a sus sólo 27 años. "Es que todos mis estudios y mi experiencia profesional se ha repartido entre Dinamarca, Holanda, Estados Unidos, Suiza y París", dice.

Más competencia

Así, no es de extrañar que no quiera salir ni de Madrid, comenta. Reconoce que ahora la gente se forma mucho más, hay muchas más oportunidades para todos, pero también "hay más competencia". Eso sí, confiesa que en épocas de bonanza lo que buscaba la mayor parte del personal es "un súper puesto con sueldo de lujo y bien cerquita de casa".

Ella sabe que parte con ventaja. Bilingüe en inglés y francés y con un nivel muy alto de alemán, sabe que los idiomas, igual que la experiencia, pesan mucho en el CV. Así que no extraña que se desdiga: "No descarto volver a irme fuera".

No hay comentarios:

Publicar un comentario