¿Pueden los gobiernos comprar medallas olímpicas?

La Universidad Carlos III realiza varios estudios en el ámbito de la Economía del Deporte basándose en modelos econométricos.


La Universidad Carlos III de Madrid lleva a cabo un estudio basado en un modelo econométrico, que mide el número de medallas obtenidas en los Juegos Olímpicos en función del gasto público invertido en deporte, teniendo en cuenta también otras variables de carácter político-económico.




El modelo econométrico de regresión permite al investigador estudiar el efecto individual que producen los cambios en una variable independiente, sobre la variable dependiente, controlando a su vez el resto de variables independientes, lo que es verdaderamente útil cuando nos encontramos estudiando un fenómeno que depende de infinidad de variables. De esta manera, se puede calcular el gasto que un país necesita realizar para ganar una medalla olímpica adicional. El resultado de este estudio concluye en que es necesaria una inversión media de 40 millones de euros para que un país pueda conseguir el número máximo de medallas.
Este estudio fue incluido en julio de 2008 en el workshop “The Economic of the Olympic Games”, bajo el título “Can governments buy Olympic medals?


El mismo grupo de investigación ha llevado a cabo otro estudio para analizar la figura del entrenador en los equipos de fútbol. Dicho estudio se basa en los resultados obtenidos en varias temporadas sucesivas de la liga de fútbol argentina, y concluye que el hecho de cambiar de entrenador en mitad de una temporada es más perjudicial que beneficioso ya que “un cambio de entrenador reduce en media el número de puntos obtenidos en los siguientes ocho partidos en una unidad”. Sin embargo, en las ligas europeas se han llevado a cabo estudios similares en los que no se observa una relación inversa entre el número de despidos y el éxito obtenido. Esto puede deberse a que en Europa el número de despidos es menor.

Además, estos investigadores también han analizado el efecto de la ley Bosman de 1995 en las grandes ligas de fútbol, antes de la cual, los clubes de fútbol tenían grandes limitaciones a la hora de fichar a jugadores extranjeros. Esta situación permitía que fuesen los grandes clubes los que fichasen a los mejores jugadores extranjeros. Tras la entrada en vigor de la ley Bosman, aumentó el número de jugadores disponibles, lo que permitió a los clubes de nivel medio-bajo incrementar su competitividad. Según afirma el grupo de investigación “para medir este aumento utilizamos medidas bien conocidas en la literatura, como por ejemplo, el porcentaje de puntos sobre el total conseguidos por los dos, cuatro o diez mejores equipos de la liga, además de tener en cuenta otros factores que influyeron en la modificación del mercado, como la introducción de la Champions League y sus consiguientes recompensas”.
Como consecuencia de la ley Bosman, se redujo el ratio de puntos de los dos mejores equipos clasificados en un 2% y el de los ocho mejores equipos en un 4%.




Másteres y cursos
Becas, formación gratuita para trabajadores
Financiación sin intereses y prácticas en empresas
info@campus-stellae.com
www.campus-stellae.com
0034 + 981 522 788
0034 + 630327998