Uno de cada dos empleados diría "no" a ser jefe: el estrés y los problemas pesan más


Llegar a ocupar un cargo de responsabilidad en su empresa no es el sueño de todos los trabajadores. Ni mucho menos. De hecho, casi uno de cada dos empleados (el 49% de los encuestados) con la suficiente experiencia como para ser ascendidos prefieren seguir en su puesto actual, según se desprende de un estudio elaborado por Randstad.

¿Por qué no quieren ser jefes?

En concreto, el 50% de los trabajadores mayores de 45 años dirían 'no' a la posibilidad de convertirse en jefes. Dentro de este total, el 82% de los entrevistados en este segmento señalaron como principal causa para su negativa el aumento del estrés.

Al descender en el rango de edad se observa que las motivaciones para rechazar un cargo de directivo son distintas. Para los profesionales de entre 18 y 29 años tiene más peso la posibilidad de enfrentarse a trabajadores problemáticos.

El estudio recoge también otras causas, comunes a todos los entrevistados, entre las que se encuentran el no tener que hacer frente al aumento del papeleo administrativo (un 63%) o tener que despedir a trabajadores (63%).

Por este motivo, la empresa de trabajo temporal encargada de elaborar el informe considera que las compañías deberían replantearse cómo definen y comunican los roles de sus directivos, para retener a los directivos y enfrentarse a una reducción de talento.
¿Qué atrae de un puesto directivo?

En el lado opuesto, se detecta lo que más atrae a los empleados para convertirse en directivos. En este caso, el 89% de los encuestados sitúa en primer lugar el poder llegar a compartir su conocimiento y experiencia con otros, mientras que el 85% menciona a la vez el ser responsable del éxito de su empresa y ser capaz de tomar decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario