"Una buena innovación debe mejorar o cambiar la vida de las personas"


Mejorar el estilo de vida está cada vez más al alcance de cualquiera. Y hay empresas como Philips que buscan este objetivo. La compañía holandesa ha evolucionado su estrategia orientada al producto a una dirigida al cliente suministrando no sólo bienes, sino soluciones integrales basadas en el consumo, en el estilo de vida, el alumbrado y el cuidado de la salud.

¿Cuándo comenzaron la transformación del negocio al ámbito de la salud y el bienestar?

Hace años empezamos un viaje para convertirnos en una compañía diferente. Cambiamos la marca desde los pilares llevando a cabo innovaciones avanzadas, sencillas y sobre todo que estuviesen alrededor de las personas. Nos preguntamos: ¿qué motiva a la gente? y a partir de ahí buscamos soluciones que aportaran valor a la población.

¿Por qué se decantaron por este tipo de innovación?

Cualquier innovación, para que tenga realmente valor, debe cambiar o mejorar la vida de las personas de alguna manera. Por tanto, la innovación en la que se centra Philips pretende incrementar o mejorar la vida de las personas, su salud y su bienestar desde el punto de vista de la persona, de la familia, del entorno e incluso del planeta.

¿La coyuntura económica actual les ha afectado en el proceso de transformación?

Llevamos muchos años en esta transformación, no es algo que empezamos ahora, sino que son decisiones que tomamos hace tiempo. La evolución en el área del consumo ha aumentado en estos tiempos de manera importante como es en el caso del Lighting. Antes sólo pensábamos en una bombilla, pero ahora se reflexiona sobre nuevos tipos de iluminación, en temas de eficiencia energética e incluso cómo mejorar la productividad mediante la iluminación.

¿Cuáles son sus prioridades de lanzamiento en las distintas áreas?

Lo que queremos, más que lanzar productos, es desarrollar soluciones para los sistemas sanitarios que les permitan mejorar, como la atención sanitaria a domicilio o en el hogar. Para ello, queremos impulsar cualquier debate o discusión dentro del sistema sanitario para su mejora.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad a la que se han enfrentado?

Más que obstáculos nos encontramos con un gran reto. Pensamos más allá de lanzar un producto, buscamos algo que aporte una innovación que sea significativa, que suponga una contribución valiosa para las personas. Tenemos que verlo todo en un contexto más amplio.

¿Cómo hacen para aportar una contribución valiosa al cliente?

Estamos absolutamente comprometidos para aportar innovaciones diferentes en un entorno y en un contexto totalmente distinto. El reto es mirar en un ámbito mucho más amplio, eso hace que la compañía tenga que trabajar de una manera diferente. Si buscamos soluciones amplias también tenemos que poner a mucha más gente de diferentes profesiones a trabajar. La solución no es sólo el producto, sino que es una combinación de servicios, de financiación y de software, entre otros.

¿Cómo funcionan estos productos en España en comparación con otros países?

La receptividad en España es importante con respecto a otros países. En Europa, en general, el concepto Health and well-being funciona bastante bien. Sin embargo, en Asia es todo lo contrario. Lo primero es la vida, su día a día y después ponen al hospital en segundo lugar. Diferentes culturas responden de manera diferente al concepto de salud y bienestar. De manera típica en los países occidentales empezamos desde el entorno de salud para luego ampliar a otras áreas. Sin embargo, en Asia empezamos en un área de consumo para luego extendernos a otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario