Los Precios más bajos desde 1969


La inflación española prosigue su descenso y en enero los precios cayeron en 1,2 puntos, la mayor bajada registrada en un mes de enero en toda la serie histórica del IPC, lo que situó la tasa interanual en el 0,8%, la más baja desde junio de 1969. Tras dar a conocerse este dato, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha afirmado que supone un "respiro" para la economía familiar que debería animar el consumo.


El ministro de Trabajo ha vuelto a pedir a los bancos que concedan créditos incluso "corriendo un riesgo razonable y controlado", y a Fernández Ordóñez que analice el papel del sector en la crisis

El continuo abaratamiento del petróleo y la mayor incidencia de la rebajas registrada en enero en comparación con el mismo mes del año anterior, junto con la bajada de algunos alimentos son los principales responsables, explica el INE, del descenso de la tasa interanual de inflación, que acumula seis meses a la baja tras marcar un máximo en julio sobre el 5,3%. Por productos, en el conjunto de precios ha incidido el abaratamiento del 13,8% de vestido y calzado.

Desde el Ministerio de Economía han destacado además las bajadas en carburantes y combustibles, que acumulan en los últimos doce meses un descenso del 15,6%; y de los productos energéticos, con un 9,3%; al tiempo que reseña la moderación en los alimentos, cuya tasa interanual se situó en el 2,5% en el caso de los elaborados, y en el 1,3% para los no elaborados con importantes bajadas en el pescado fresco, la leche y los aceites. Por el contrario, las subidas más acusadas corresponden a alcoholes, bebidas y tabacos, con un 2,1%, por las subidas de la cajetilla de tabaco de algunas marcas.

De este lado, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, ha reclamado que en los Acuerdos para la Negociación Colectiva (ANC) para 2009 se tenga en cuenta que la inflación de este año va a ser "muy reducida".

Frente a la eurozona, el diferencial de precios de España se redujo en enero otras dos décimas y se situó en 0,3 puntos negativos, la menor desde agosto de 2001 o, lo que es lo mismo, el nivel más bajo desde la incorporación de España a la moneda única europea.

En este sentido, la tasa de inflación subyacente -que excluye la evolución de los precios de la energía y los alimentos frescos- se redujo el 1,4% con lo que su tasa anual bajó cuatro décimas hasta el 2%. Por otra parte, el dato coincide con IPCA, que se utiliza para la comparación con la eurozona.

En total, desde julio hasta enero de 2009, el IPC se ha reducido más de cuatro puntos, mejorando las estimaciones del Gobierno, que esperaba que este indicador cerrara 2008 en el entorno del 2% y que siguiera bajando en 2009, aunque descarta llegar a una situación de deflación (tasas negativas de crecimiento de los precios).

Consumo "superior" pero "no desaforado"

Precisamente, desde el Ejecutivo, el ministro Corbacho ha indicado en declaraciones a RNE que "parece razonable" que una contención del nivel de los precios coloque a las economías familiares "en mejores condiciones" para hacer un consumo, "no desaforado", pero sí "superior al de los últimos meses".

Abriendo el foco, el titular de la cartera de Trabajo ha indicado que la situación económica actual tiene un primer factor de origen que se sitúa en la desconfianza entre las entidades financieras, y ha recordado que la incertidumbre se ha instalado en los ciudadanos, lo que ha hecho que se retraiga en consumo.

En este sentido, Corbacho ha vuelto a pedir a los bancos que ayuden a "empujar" a la economía española, incluso, a veces "corriendo un riesgo razonable y controlado", porque "sólo así, si tiramos todos del carro, saldremos antes de la crisis". No obstante, ha añadido que "todo apunta a que, pasada una primera etapa de contracción", las entidades están permitiendo ahora que fluya el crédito.

Sobre otras polemicas de la semana, Corbacho ha insistido en que el gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, está "en su perfecto derecho" de hacer los análisis que considere oportunos, aunque considera que flexibilizar el mercado laboral y abaratar el despido es una "receta parcial" para salir de la crisis. "No hay que seguir sus recetas al pie de la letra", ha señalado antes de insistir en que evalúe con su "profesionalidad" qué puede hacer la banca para que el crédito fluya con mayor rapidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario